La Rioja

La Universidad de Sevilla rechaza haber protegido al decano condenado

Seis años después de que se supieran los abusos sexuales que el decano de Ciencias de la Educación cometió sobre sus subordinadas, y una vez que se ha conocido la condena a siete años de prisión, el rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, pidió ayer «perdón» a la sociedad y a las víctimas del exdecano porque entiende que cuando «uno de los nuestros comete hechos» así, que lamenta y condena, «toda la Universidad se empobrece».

Castro defendió la postura de la Universidad y adelantó que actuarán con contundencia en el expediente disciplinario abierto al exdecano Santiago Romero. El rector sostuvo que fue la Universidad quien puso el caso en manos de la justicia y cargó las tintas contra ella por su lentitud, ya que «han transcurrido seis años desde entonces sin que se adoptaran medidas judiciales». Por ese motivo, insistió que no se pudo actuar de manera tajante contra el profesor y exdecano, al que hasta este martes, una vez conocida la sentencia, no se apartó de toda actividad económica y se prohibió incluso acceder a las dependencias de la Facultad donde ejerció.