La Rioja

El poeta Halley lució en la penúltima noche

  • Love of Lesbian protagonizó el primero de los dos únicos conciertos multitudinarios de Actual

  • La buena entrada de ayer en el Palacio de Deportes junto a The Owl Project y Elefantes, anticipa el lleno previsto para hoy en la clausura con Amaral

Como las estrellas que vemos brillar estando ya muertas, Actual 2017 ha guardado para el final los fuegos más brillantes, aunque no necesariamente los que más calientan. A punto de expirar, después de cuatro días de probar músicas varias en espacios menores y otras propuestas de interés irregular, la 27ª edición del Escenario de Culturas Contemporáneas celebró anoche en el Palacio de Deportes el primero de sus dos únicos conciertos para el gran público. El indie-pop ya inevitablemente comercial de Love of Lesbian era el reclamo principal de una velada que completaban The Owl Project y Elefantes, y que cumplió, al menos en expectación. Aunque imposible comparar con los nueve mil espectadores que abarrotaron hace dos años la plaza de toros para ver a Vetusta Morla en plena apocalipsis hipster, este otro pabellón, con capacidad para cinco mil, sí se llenará hoy con Amaral, Talisco y La Pegatina para el fin de fiesta. Y anoche, con casi cuatro mil entradas vendidas la víspera (sin contar el tirón del último día), tampoco se iba a quedar atrás para presenciar el paso del cometa LoL'star.

MÁS
  • Actual '17: viernes en el Palacio

  • El concierto del viernes

La ya veterana banda barcelonesa (que este año cumple veinte), quizás hiperemitida en el siempre insaciable universo pop y sobradamente vista en casi todas las formas de directos posibles, había anunciado para este Actual un concierto «emotivamente subido». Había que combatir el frío del enero logroñés y, seguramente también, había que contrarrestar el tono en general más leve e intimista de su último disco, 'El poeta Halley', el octavo, en el que la lírica onírica de Santi Balmes invoca a la ambigüedad de las musas y la música del grupo apuesta por un medio tiempo aparentemente más distante y en principio menos efusivo. En todo caso, ha sido otro número uno en las listas comerciales.

'Planeador', 'Bajo el volcán', 'Cuando no me ves' y 'Contraespionaje' serían algunos de los temas más esperados anoche, junto con el inevitable repaso a los muchos éxitos de su carrera, no siempre fácil, jalonados, entre otros trabajos, por 'Maniobras de escapismo' (2005), su primer disco en español y punto de partida de una etapa ya sin retorno; '1999. O cómo generar incendios de nieve con una lupa enfocando a la luna (2009)', el impulso para el despegue irreversible; y 'La noche eterna. Los días no vividos' (2012), el de su consolidación también en la órbita internacional latina.

Para anoche en Logroño habían prometido que nada de monsergas intelectuales y, si su sonido en estudio es impecable, Actual iba a ser testigo del buen oficio y la capacidad de transformación de esta banda sobre el escenario cuando, además, se trata de un festival querido: Santi Balmes (voz, composición, guitarra y teclados), Jordi Roig (guitarra), Joan Ramon Planell (bajo y sintetizador), Oriol Bonet (batería y programación), Julián Saldarriaga (guitarra, secuenciadores y coros) y Dani Ferrer (teclados) no estaban dispuestos a defraudar a sus admiradores de siempre, a los muchos más que se han ido sumando éxito tras éxito y a los curiosos que aún siguen atrayendo en un crecimiento del que ni ellos mismos conocen los límites ni sus consecuencias.

Claro que ya no son los mismos que renunciaron a todo un himno propio porque, entre tanto gentío, habían dejado de sentir que lo cantaban de tú a tú... Tú mira hacia abajo, llevo una banda especial, doscientos sonámbulos que silban de miedo, flautistas morenos y seis timbaleros, dos mancos y espectros de noche que encontré en la ciudad, como este anormal con un didgeridoo negro, mal ventilado y peor de los nervios que yo... No, ya no son aquellos capaces de prender incendios de nieve y calor. Pero... y quién demonios lo es después de veinte años buscando en el espacio un sitio donde aparcar la nave.

La velada comenzaba antes, con The Owl Project, el grupo vizcaíno formado por Iker (voz y guitarra), Íñigo (sintetizadores), Aitor (guitarra, voz y teclados), Miguel (guitarra y bajo) y Yeray (batería) demostrando cómo ha evolucionado su indie-rock alternativo desde imponerse en la Guerra de Bandas del año pasado y haber grabado 'Hostoka'. Después, los también veteranos barceloneses Elefantes, Shuarma (voz y composición), Jordi (batería), Julio (bajo) y Hugo (guitarra), presentando su último álbum, 'Nueve canciones de amor y una de esperanza', en una velada enteramente indie culminada por Love of Lesbian.

Así, con nieve o calor, con incendios o sin ellos, Logroño abrió anoche su palacio de invierno para dejarse iluminar por el paso fugaz de ese cometa llamado Actual... Como un día me dijo el poeta Halley, si las palabras se atraen, que se unan entre ellas y a brillar, que son dos sílabas...