La Rioja

Populismo, la palabra del año, se carga de connotaciones negativas

Populismo es la palabra del año para la Fundación del Español Urgente (Fundéu), que desde hace cuatro elige el vocablo que mejor caracteriza el año que concluye entre los términos que marcan la actualidad informativa y que tienen interés desde el punto de vista lingüístico. Destacan los lingüistas como la voz populismo «se ha convertido en un arma del debate político» y como soporta un «proceso de ampliación y cambio de significado, cargándose de connotaciones negativas». Sucede a refugiado, la palabra de 2015; selfi, la de 2014 y escrache, la elegida en 2013.

Al elegir populismo, equipo de la Fundación promovida por la Agencia EFE y BBVA opta por un vocablo muy presente en los medios, los debates y las conversaciones en un año con protagonistas como Donald Trump, para muchos el paradigma de populismo contemporáneo, con populistas clásicos como el fallecido Fidel Castro, y con el marcado ascenso de este fenómeno político y social en muchos países de Europa y América. «Parecía claro que en un año tan político como este, con acontecimientos de importancia global como el 'brexit', la victoria electoral de Trump y los diferentes procesos electorales y plebiscitarios en América y España, la palabra del año tenía que venir de ese ámbito», explica el coordinador general de la Fundación, Javier Lascuráin.

Entra las doce aspirantes a palabra del año 2016 había otras relacionadas con la política, como sorpaso, abstenciocracia y posverdad. Se valoraron además de youtubero, adaptación del anglicismo 'youtuber'; ningufonear, alternativa al inglés 'phubbing', que define la actitud de quien solo presta atención a su móvil; y bizarro, cuñadismo, vendehúmos LGTBfobia, papilomavirus y videoarbitraje.