La Rioja

«Creación e investigación tienen que ir de la mano»

Hikari y Edith. Figuras realizada en piedra artificial, hierro y madera. ::  a. moya
Hikari y Edith. Figuras realizada en piedra artificial, hierro y madera. :: a. moya
  • césa orrico, escultor

  • El impresionante Cristo que acaba de esculpir para la residencia de Santa Teresa Jornet refleja lo vanguardista de su obra y su dominio de la anatomía humana

A lo largo del año que ahora termina, su obra ha desfilado por las ferias de Arte Contemporáneo de Londres, de Lille y Rouen (Francia), de Bruselas y Madrid, y ha merecido el primer premio en la veterana feria madrileña de Arte Contemporáneo FLECHA. Pero echando la vista atrás sobre su currículum, la obra de César Orrico nos traslada a exposiciones y proyectos tanto en nuestro país como en diferentes lugares del mundo que alcanzan hasta Islandia o Perú. También presumen de sus esculturas en el Museo Vivanco, mientras que en la Galería Martínez Glera de Logroño expuso en el 2010 y dos años después, compartió colectiva.

El escultor César Orrico (Logroño, 1984) visitó hace unos días su ciudad natal con motivo de la inauguración de la capilla de la residencia de Santa Teresa Jornet, presidida por una de sus creaciones. Se trata de un soberbio Cristo de casi tres metros de altura tallado en madera de cerezo. Desde Madrid, donde reside, el artista nos cuenta cómo su trabajo «llegó a las manos de la madre superiora, sor Rosa, le gustó y tras sucesivas entrevistas hicimos un boceto pequeño en bronce y, a partir de ahí, empezamos a trabajar el Cristo».

Un Cristo con una gran fuerza y detalle.

He buscado una figura con fuerza visual, y no me refiero a la fuerza muscular, sino que genere tensión, y esto se consigue realizando diferentes planos dentro de la escultura, de manera que la cabeza y las piernas giran hacia un lado y el torso se dirige al contrario. Esa terribilità de la que hablaban en el Renacimiento. De forma contraria a esta energía, su rostro presenta un gesto de dolor y a la vez de compasión, intentando entrar en contacto con los fieles e invitándoles a la oración y la fe.

¿Recibió alguna pauta previa?

Yo pensé en un Cristo exento, en el aire, pero las directrices de la Hermandad es que tuviera cruz, así que la introduje a través de un bajorrelieve que se ilumina. Siempre planteé un Cristo contemporáneo, actual, y por eso lo esculpí con el cabello al viento, los clavos en las muñecas y no en las palmas, con una cruz de luz... y quizá sorprenda tanto por eso.

«Creación e investigación tienen que ir de la mano»

La figura humana, la anatomía, centra su trabajo artístico. Una figura que, con el tiempo, ha adquirido vigor y movimiento. Los últimos bronces incluso hacen equilibrios.

Sí, creo que es una evolución natural a partir de figuras más hieráticas, que me ayudaron a conocer la anatomía, y en las que posteriormente empiezo a generar movimiento a partir de su posición.

Las leyendas y mitos clásicos (Baco, Atlas, Edith...) están muy presentes en su obra.

Hoy la gente se centra mucho en la ciencia ficción, pero la mitología es la ciencia ficción de la Antigüedad. Me parece igual de actual y creo que con una mirada clásica se pueden hacer muchas cosas contemporáneas.

De hecho, sus anatomías se basan en cánones clásicos de belleza.

Sí, sobre todo para la representación del cuerpo. Con las caras prefiero ser más naturalista, busco una representación más real y natural. Para los rostros me suelo fijar en lo que hay a mi alrededor, en los gestos de mi mujer...

En su caso, la creación siempre está íntimamente ligada a la investigación.

Sí, siempre van de la mano. Últimamente vivimos una vorágine de inventos y nuevos materiales que te brindan la oportunidad de conseguir nuevos efectos y texturas.

Y aunque principalmente trabaja hierro, bronce, madera y piedra, no renuncia a ningún tipo de material.

No tengo ningún problema en usar materiales diferentes. Durante mis estudios (en la Complutense tras cursar Bachillerato Artístico en la capital riojana) y en el máster que luego realicé me he caracterizado por experimentar con materiales que llegaban nuevos; una resina, una silicona, un látex. La investigación tiene que ir de la mano de la creación; no puedes ser una persona creativa si no utilizas todo lo que tienes a tu alcance, y todo lo que aporta la industria es aprovechable.

Busca el contraste de materiales, de texturas, temperaturas... ¿Con qué intención?

Para la búsqueda de efectos. Cuando alteras un material sometiéndolo al calor, a algún tipo de ácido o le añades cargas diferentes no sabes lo que puede pasar. Hay que ser un poco alquimista y luego ver si eso es aprovechable para tu trabajo. Por ejemplo, si salpicas con agua el poliuretano genera espuma, creando unas deformidades sobre la escultura que pueden resultar interesantes.

¿Qué escultura tiene ahora entre manos?

Estoy realizando una especie de cariátide, una columna con cabeza femenina en la que un pulpo juega con el pelo de la mujer y ella le sonríe, pero voy a ver cómo lo resuelvo. Estoy preparando varias esculturas para una feria muy importante que se celebra en Londres entre los días 18 y 22 de enero. Se llama 'London Art Fair' y participo con Galería Calderone.

«Creación e investigación tienen que ir de la mano»

Vive en Madrid, supongo que el lugar donde hay que estar para visibilizar y mover su obra.

Claro. Yo me vine a estudiar aquí y ahora que llevo unos años trabajando en el extranjero, sobre todo en Francia y Londres, tengo que dar facilidades a galeristas y coleccionistas para que puedan coger un avión y venir en un momento dado. Además aquí tienes mas disponibilidad de medios (fundiciones, materiales...), hay más exposiciones, más museos, más gente que se dedica a lo mío y enriquece mi trabajo. Al final, se trata de estar más relacionado. En este caso priorizo las posibilidades de trabajo sobre la calidad de vida porque, evidentemente, calidad de vida como la de Logroño no la hay en muchos sitios. Aparte de la pena que me da estar fuera de mi casa.

¿Y no le apena no ser profeta en su tierra?

No, no tengo prisa por nada. Mi labor es trabajar y, si el trabajo está bien hecho, supongo que con el tiempo llegará. Pero si no llega no pasa nada. Mi intención es seguir haciendo lo que me gusta y me da de comer. Lo de profeta... a todo el mundo le gusta que en su casa le valoren, pero si no llega pues seguiremos esperando, quién sabe.