La Rioja

IMÁGENES EN PLAYBLACK

IMÁGENES EN PLAYBLACK

Sin experiencia previa en el campo de la animación, pero con el francés Christophe Lourdelet como cicerone en su debut para Illumination Entertainment, Garth Jennings edifica '¡Canta!' sobre la plantilla gráfica de 'Mascotas', reafirmando una tendencia que se ha convertido en rémora del cine infantil de última hornada: las películas-karaoke trufadas de números musicales que conectan entre sí mediante una línea narrativa con especial énfasis en los diálogos hinchados de moralina superficial.

Concentrando los mejores gags en el proceso de casting de un talent show que se decidirá en una gran gala con la que un productor teatral venido a menos pretende relanzar su carrera en fase crepuscular, Jennings toma aire para afrontar un segundo acto en el que el poder tractor de la masa coral anula los amagos de singularidad de unos personajes estereotipados a los que el guión les regala momentos de lucimiento tan efímeros en la retina como los de la entrega final de 'Operación Triunfo 6'.

El ama de casa que busca emanciparse de la realidad doméstica emulando a Jennifer Lopez, el crooner de modales barriobajeros aspirante a Frank Sinatra, la Adele adolescente de mirada tímida y voz portentosa atenazada por un miedo escénico paralizante, la futura estrella del rock anulada por la inseguridad de su pareja... Jennings reparte su atención entre los personajes sin disimular que el protagonista es una síntesis dulcificada de las personalidades de Leo Bloom y Max Bialystock, los inolvidables productores de 'Cash'.

Como celebración del musical '¡Canta!' es una función muy discreta salteada de pequeños hallazgos -el baile de calamares bioluminiscentes remite al cromatismo estroboscópico de las coreografías de Busby Berkeley- que se disuelven en un playback de actuaciones robóticas y aplausos enlatados. Lo mejor: el cameo de Gloria Swanson a través de la voz de una Concha Velasco reciclada en actriz de doblaje.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate