La Rioja

El Gobierno defiende la protección de Doñana pese al proyecto del gaseoducto

Activistas de Greenpeace protestan ante las instalaciones de Gas Natural Fenosa en el entorno de Doñana. :: Pedro Armestre / Efe
Activistas de Greenpeace protestan ante las instalaciones de Gas Natural Fenosa en el entorno de Doñana. :: Pedro Armestre / Efe
  • Medio Ambiente traslada in extremis a la Unesco el informe con las actuaciones seguidas para que el parque no entre en la 'lista negra'

La suerte está echada para que Doñana siga siendo Patrimonio de la Humanidad. Gobierno central y Junta de Andalucía han apurado el plazo dado por la Unesco para presentar un informe en el que dar cuenta de si se han llevado a cabo las recomendaciones para la preservación de este parque natural apuntadas por el organismo internacional, que ahora deberá comprobarlas y determinar el año que viene si mantiene su estatus o entra en la 'lista negra' de bienes en peligro. Medio Ambiente defiende que la marisma «conserva los valores» que llevaron a incluirla en el listado de Patrimonio Mundial, pese a que se ha autorizado un proyecto gasístico en sus mismas puertas.

La Unesco no suele hacer públicos este tipo de informes hasta que se celebra su reunión anual. No obstante, desde el Ejecutivo español han trasladado que en esa documentación remitida, y consensuada con la Junta de Andalucía al ser la administración competente, se exponen diversas consideraciones sobre la protección del espacio natural y «se pone de manifiesto que los datos de seguimiento y los estudios científicos más recientes demuestran que el Bien Parque Nacional de Doñana conserva los valores que llevaron a incluir el sitio en las lista de la Convención del Patrimonio Mundial».

Ahora será el organismo mundial quien, con la ayuda de agentes locales y sociales del entorno de Doñana, demuestre la veracidad de los datos aportados en el informe, que según Medio Ambiente, fue remitido esta misma semana vía el Ministerio de Educación y Cultura, que es el interlocutor con el organismo internacional.

La organización lleva ya un lustro vigilando el estado de Doñana debido a su proyección internacional como principal humedal europeo. Y en 2013 reconoció el «importante esfuerzo» de las administraciones central y regional para asumir las recomendaciones dadas en 2011, a raíz de que se rechazase definitivamente el proyecto de un gaseoducto entre Huelva y Badajoz. Sin embargo, otras amenazas han seguido sin terminar de estar disipadas, como el descontrol con el uso del agua y la proliferación de pozos ilegales para la agricultura que afectan al acuífero del que se nutre la marisma.

También preocupa el dragado del río Guadalquivir, una iniciativa formulada por el Puerto de Sevilla para permitir la llegada de grandes buques y que no termina de enterrarse, pese a que los conservacionistas advierten del daño irreversible que supondría para Doñana al ser el Guadalquivir «la columna vertebral del parque», como la definen desde WWF.