La Rioja

Libertad con cargos para los detenidos por utilizar un vientre de alquiler

  • Un matrimonio gay quiso comprar el bebé a una joven de Cádiz, a la que un juzgado de Cadiz le ha retirado la patria potestad

sevilla. El Juzgado de Instrucción de Arcos de la Frontera (Cádiz) tomará declaración hoy a uno de los hombres detenidos por la supuesta compra de un bebé gestado en un vientre de alquiler. A este hombre se le hará, además, una prueba de paternidad. A la espera de pasar a disposición judicial, la Guardia Civil ha dejado en libertad a los tres implicados, al tiempo que se le ha retirado la patria potestad a la madre del bebé.

Fuentes judiciales han explicado que la progenitora, identificada como S. C. C. está siendo investigada por un presunto delito de alteración de la paternidad mediante compensación económica, así como el de posible falsedad en documento. Asimismo, se investiga a dos hombres residentes en la provincia de Almería por haber entregado una elevada suma de dinero a cambio de la pequeña. La bebé, de tan solo unos días de vida, se encuentra con una familia en situación de acogimiento, y la Junta de Andalucía se ha hecho cargo de su tutela.

La denominada 'operación princesita' se inició cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia de una mujer vecina de Villamartín (Cádiz), que podría haber recibido la cantidad de 10.000 euros para ceder a su hija recién nacida a una pareja de Vícar (Almería). Los servicios sociales municipales informaron a los agentes del instituto armado que la mujer les había contado que el bebé «había nacido muerto» y que ella «había donado su cuerpo a la ciencia».

Sin embargo, el hospital confirmó que la mujer había ingresado para alumbrar «a una niña viva y en condiciones de salud normales», aunque no la había inscrito en el registro civil de la localidad. Asimismo, los agentes corroboraron que madre e hija habían sido dadas de alta a los dos días del ingreso.

Por su parte, la pareja compradora del bebé había acordado con la madre, de unos 30 años, en situación económica precaria y con más hijos, que fuera a Almería para inscribir a la pequeña en el Registro Civil y de paso firmar ante notario que cedía la tutela al padre del que había concebido a la niña mediante inseminación artificial.

Al realizar el seguimiento, los agentes comprobaron que la menor seguía viva. Las posteriores declaraciones de los tres implicados evidenciaron que habían acordado lo que tenían que decir acerca de cómo se conocieron, el inicio de la relación y la negación de cualquier contraprestación económica por la cesión de la niña