La Rioja

Méndez de Vigo formalizará su oferta de pacto educativo antes de final de mes

  • Comparecerá en el Congreso dos días después de cerrar la fórmula de suspensión de las reválidas con las comunidades autónomas

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, acudirá al Congreso el 30 de noviembre para realizar su primera comparecencia desde su confirmación en el cargo y para formalizar ante todos los grupos parlamentarios el ofrecimiento de puesta en marcha, de manera inmediata, de una negociación para alcanzar un pacto nacional por la educación, que permita diseñar una legislación y un plan de actuación consensuados y estables que dé respuesta a los retos de todos los niveles formativos en el medio y largo plazo.

La predisposición inicial de Méndez de Vigo y de los grupos de la oposición a afrontar este reto -un objetivo que los enfrentamientos partidistas han hecho imposible en los 39 años de democracia- es buena ya que solo 24 horas después, el 1 de diciembre, se reunirá de nuevo la Comisión de Educación con un único punto en el orden del día: el debate y creación de una subcomisión parlamentaria para la fijación, en principio en un plazo de seis meses, de los contenidos que deberían integrar el pacto de Estado.

Cosa diferente es la fórmula y el consenso con la que se ponga en marcha al final esta subcomisión, pues por el momento no existe acuerdo alguno entre el PP y el PSOE para presentar una solicitud conjunta. Existe un documento pactado el 20 de octubre por los socialistas y Ciudadanos, que prevé que los trabajos de la subcomisión, que analizarán durante meses las fortalezas y defectos del sistema (desde la escuela a la Universidad) y escucharán a expertos, representantes de todas las instituciones implicadas y de la comunidad educativa, terminen con un informe de propuestas para el pacto que permita elaborar una nueva ley que sustituya a la Lomce, aprobada en 2013 por el PP con el rechazo de oposición, profesores, padres y alumnos.

La segunda solicitud es del propio PP, que diseña una ponencia de trabajo semejante, pero que, en ningún momento, al menos de entrada, contempla derogar la Lomce al final de este camino, y solo busca un pacto con el respaldo político y social más amplio posible con medidas para la mejora de la educación. Fuentes parlamentarias indicaron que en los próximos días se abrirá una negoción para comprobar si será posible una solicitud conjunta el 1 de diciembre. Pero los socialistas, con el asentimiento del resto del hemiciclo, ya han dejado claro que cualquier búsqueda de un pacto educativo tiene que asumir de entrada que su consecución provocará la derogación de la Lomce.

Una incógnita

La fecha elegida por el ministro para acudir al Congreso a ofrecer el pacto educativo no tiene nada de casual. Acudirá a la cámara dos días después de que se reúna la Conferencia Sectorial de Educación, donde Méndez de Vigo y los consejeros de todas las autonomías deberían pactar la redacción definitiva del decreto ley que en los primeros días de diciembre suspenderá la puesta en marcha de las reválidas de cuarto de la ESO y segundo de Bachillerato en este curso y en varios más.

La propuesta de pacto que trasladará el ministro a los grupos aún es una incógnita, pero varios de los grandes puntos que incluirá ya están en el escrito del PP. Considera que el acuerdo, al menos, debe proponer un nuevo estatuto docente con un nuevo sistema de acceso a la carrera, una estrategia para mejorar el sistema universitario, y planes específicos de digitalización de la enseñanza, de fomento del aprendizaje de idiomas, de convivencia escolar, y de impulso de la FP (especialmente la dual).