La Rioja

La cumbre contra el cambio climático pide a Trump que no abandone la lucha

Miembros de varias delegaciones juegan con un globo gigante durante la cumbre de Marrakech. :: FADEL SENNa / afp
Miembros de varias delegaciones juegan con un globo gigante durante la cumbre de Marrakech. :: FADEL SENNa / afp
  • El presidente de Fiyi hace un llamamiento dramático a EE UU: «Igual que nos salvaron en la Segunda Guerra Mundial, es tiempo de salvarnos»

La comunidad internacional exhortó ayer al presidente electo Donald Trump a no romper los compromisos de Estados Unidos contra el cambio climático, durante la conferencia de la ONU (COP22) en Marrakech en la que 196 países reafirmaron sus objetivos.

Las negociaciones se prolongaron ayer en la sede de la COP22, pero el espíritu del histórico Acuerdo de París contra el calentamiento del planeta, firmado el año pasado, se mantiene vivo, coincidieron los participantes y observadores.

El cambio climático es una realidad científica y la lucha para combatirlo es «irreversible», y además es una oportunidad de negocios, reiteraron los asistentes en una proclamación solemne. Trump considera el cambio climático una «patraña» y no descarta sacar a su país del Acuerdo.

El presidente de las negociaciones de la COP, el canciller marroquí Salaheddine Mezouar, optó por apelar al «pragmatismo» de Trump, un exitoso hombre de negocios.

«Nosotros continuamos nuestro camino, no tenemos ninguna duda sobre el espíritu de pragmatismo del presidente Donald Trump» y su «sentido del compromiso», dijo. Pero lo que está en juego es también una cuestión de «dignidad de millones de personas» amenazadas por el calentamiento del planeta, advirtió.

Más dramático fue el llamamiento del primer ministro de Fiyi, cuyas islas están directamente amenazadas por el aumento del nivel del Océano Pacífico. «De la misma manera que miramos a Estados Unidos durante los oscuros días de la II Guerra Mundial... le digo al pueblo estadounidense: 'es tiempo ahora de ayudarnos a salvarnos'», dijo el primer ministro, Frank Bainimarama.

Fiyi, un país de pocos recursos logísticos, presidirá la conferencia del clima el año que viene, aunque se celebrará en la sede permanente, en Bonn (Alemania).

Hace un año la comunidad internacional aprobó en París la declaración más firme alcanzada hasta ahora contra el cambio climático, y en esta Conferencia de Marrakech empezaron las complejas negociaciones para implementarlo.

Ese acuerdo, que fuerza a las naciones a monitorear mutuamente sus esfuerzos contra el cambio climático, necesitó más de una década de negociaciones.

Las discusiones se dividen en numerosos capítulos, principalmente financiación, transparencia (control mutuo) y transferencia de tecnología. El ritmo negociador es lento y abierto en todos los frentes, como ha sucedido habitualmente en las grandes citas de la ONU sobre el clima. Nada está cerrado hasta que todo está concluido, reiteran negociadores y las organizaciones no gubernamentales.

En el capítulo de financiación, los países desarrollados se habían comprometido a desembolsar 100.000 millones de dólares anualmente a partir de 2020.

Los países en desarrollo y en especial los más atrasados piden que esas ayudas se concreten en la adaptación al cambio climático, lo que significa infraestructuras, como diques o canales para luchar contra las inundaciones, o planes de desarrollo agrícola contra las sequías. Los países ricos siguen planteando que también hay que destinar fondos a lo que se denomina mitigación, es decir, a la progresiva extinción de los focos emisores de gases de efecto invernadero, como las centrales de carbón.