La Rioja

Un 'modus operandi' recreado al milímetro

Obviamente el 'hackeo' es el elemento principal de 'Watch Dogs 2', pero lo que tanto al jugador avanzado como al neófito sorprende es la extraordinaria fidelidad con que están recreados en el videjuego los lugares más emblemáticos del área de la Bahía de San Francisco del Golden Gate a la Coit Tower pasando por Fisherman's Wharf, el Pier 39, el Bay Bridge o la zona de Twin Peaks, así como el grado de conocimiento de los 'modus operandi' de la comunidad 'hacker'. «No esperaba tanta precisión en los detalles, desde los sitios de los 'hackers' hasta la manera de vestir, de cómo o de qué cosas nos rodeamos, pasando por la manera que tenemos de movernos por las ciudades», apunta Violet Blue, periodista especializada en 'hacking' y escritora. «También refleja muy bien la diversidad que hay entre la gente que se mueve por el lado oscuro», agrega.

A ello hay que agregar un logradísimo apartado gráfico del que lleva a una nueva dimensión las posibilidades de juego en un mundo abierto en el que el usuario que así lo desee podrá completar la entrega sin necesidad de tener que matar a nadie, un nuevo ejemplo de la libertad con que cuenta 'Watch Dog 2'. Claro que también existe la posibilidad de actuar sin miramientos contra los enemigos. Al fin y al cabo, se trata de unas cuantas bajas colaterales en pos de un bien mayor.