La Rioja

¿Cuál es la edad para que mi hijo hable?

  • Se establecen los 6 años como meta para la adquisición total del lenguaje oral

  • El período más importante y de mayor desarrollo es hasta los 3 años, la etapa en la que mayor plasticidad cerebral presenta el ser humano

Es sin duda una de las preguntas más frecuentes que nos hacen los padres cuando observan que su hijo prácticamente no habla o, cuando lo hace, su lenguaje es ininteligible.

Está claro que el desarrollo del lenguaje es diferente en cada niño pero también es indiscutible que hay una meta única para todos: la adquisición total del lenguaje oral a los 6 años. Y ello porque cualquier problema de comprensión o expresión del lenguaje oral que siga manifestándose después de esa edad afectará negativamente en el desarrollo de los diferentes aprendizajes escolares, y sobre todo en la lectura y escritura, que son la base para la adquisición de todos los conocimientos.

Pero el problema también afectará al desarrollo del pensamiento y la personalidad del niño porque el lenguaje es un sistema de comunicación y una tardía adquisición de la destreza en su uso afectará a su forma de relacionarse con los demás.

Para evitar que al alcanzar los seis años el problema dé lugar a estos graves perjuicios se hace necesario un diagnóstico y un tratamiento precoz. En todo caso, el periodo más importante y de más desarrollo del lenguaje es el de 0 a 3 años. Es la etapa en la que más plasticidad cerebral presenta el ser humano. De ahí que siempre se insista en la importancia de aprender diferentes idiomas en este periodo, pues existe una predisposición cerebral que lo facilita.

Berger KS en el 2007 hace una síntesis sobre cuál debe ser la evolución del lenguaje en los primeros años de vida, y estos hitos, si bien son generales, nos pueden ayudar a la hora de detectar la existencia o no de un desfase en el lenguaje comprensivo y expresivo de nuestro hijo.

Proceso

Así, el niño ha de seguir este proceso en la adquisición del lenguaje:

2 meses: murmullos, quejidos, llantos

3-6 meses: Chillidos , canturreos

6-10 meses: Balbuceo con sonidos vocálicos y consonánticos repetidos.

10- 12 meses: Comprensión de palabras sencillas, entonaciones, vocalización con significado

12 meses: primeras palabras reconocibles

13-18 meses: desarrollo del vocabulario: hasta 50 palabras

21 meses: primeras frases de dos palabras

2 años: frases con varias palabras, vocabulario de 100-2000 palabras. Gramática: plurales ,pronombres, sustantivos , verbos , adjetivos.

3 años: vocabulario de 1000 a 5000 palabras, extensión de oraciones de 4 a 8 palabras. Gramática: conjunciones, verbos, artículos. Preguntas: aumento de los ¿porqué?

4 años: vocabulario de 3.000 a 10.000 palabras. Extensión de oraciones de 5-20 palabras. Gramática: proposiciones dependientes («¿no es cierto»?) al final de las oraciones. Preguntas: ¿cómo?, ¿cuándo?

5 años: vocabulario de 5.000-20.000. Extensión de oraciones. Gramática: compleja, a veces utiliza la voz pasiva o el subjuntivo. Preguntas: incluyen algunas sobre diferencias hombre / mujer, viejo / joven, etc

Además, existen test y baterías que nos permiten a los logopedas evaluar el lenguaje desde edades muy tempranas. Así, es el caso de los Inventarios de Desarrollo Comunicativo MacArthur, (2005) que reflejan el proceso normal de adquisición temprana del lenguaje, a partir de los 8 meses de edad, mediante un conjunto de manifestaciones diversas: gestos prelingüísticos, vocalizaciones prelingüísticas, vocabulario y gramática.

Si existe un desfase en alguno de los hitos referidos o los test reflejan desfases, la detección precoz de la adquisición tardía del lenguaje debe también tener en cuenta los siguientes aspectos :

1.- Hábitos: alimenticios, uso de chupete, abuso de tablet, televisión, quién le cuida, en qué idioma se le habla.

2.- Exploración anatomo-fisiológica: ha tenido vegetaciones, otitis, tipo de respiración, hipotonía lingual, labial, grado de audición.

3.- Atención: Valorar si esa falta de atención es selectiva o no. ¿Qué tiempo puede estar realizando la misma actividad?

4.- Forma: Cómo es su articulación, qué fonemas correspondientes a su edad, si los emite correctamente. Por ejemplo: los fonemas /k/,/ G/, /S/, /Z/, /CH/. tienen que estar adquiridos a los 3 años, pero la /R/ y sinfones de /R/ no se considera un problema hasta los 6 años.

5.- Contenido: se evalúa la comprensión auditiva, la memoria secuencial auditiva y el grado de vocabulario.

6.- Uso: se evalúa la intención de comunicar y el uso correcto del lenguaje

7.- Estado emocional: es importante evaluar si el hecho de no poderse comunicarse correctamente está influyendo en su estado emocional, cada niñ , por muy pequeño que sea ya tiene su propia personalidad y no a todos afecta por igual.

A ello ha de añadirse que existen factores intrínsecos y extrínsecos que van influir en una correcta adquisición del lenguaje:

Factores intrínsecos: correcta audición, capacidad cognitiva para la adquisición del lenguaje, intención comunicativa, memoria, atención...

Factores extrínsecas: personalidades y estilos de cuidados de los padres y hermanos, estatus socio-económico de la familia, cultura, exposición a la lengua social.

En consecuencia, debemos analizar cada una de todas estas variables, con el fin de determinar cuál o cuáles son las que han desencadenado la adquisición tardía o ininteligible del lenguaje oral.

A modo de conclusión debo decir que todos tenemos necesidad de comunicarnos. Es esta una necesidad desde que nacemos, pero no todos nacemos con las mismas habilidades comunicativas ni cognitivas necesarias para dicho desarrollo. Por ello una detección precoz de estas dificultades ayudará a llevar a cabo un tratamiento precoz con el niño y la familia para evitar otros problemas de socialización y comunicación con su entorno familiar y escolar.