La Rioja

Exquisito bocado de difícil digestión

Esperanza Pedreño, en dos de las escenas de 'Mi relación con la comida', un monólogo de casi hora y media. :: promocional
Esperanza Pedreño, en dos de las escenas de 'Mi relación con la comida', un monólogo de casi hora y media. :: promocional
  • Esperanza Pedreño interpreta 'Mi relación con la comida', a las 21 horas en el Salón de Columnas

  • Hace más de diez años que Angélica Liddell escribió esta comprometida, lúcida e incómoda obra contra los fascismos cotidianos

La artista se ha citado con un crítico para hablar de su obra, pero se resiste a entrar a comer en el restaurante carísimo que el hombre ha escogido. Después de siete años de pobreza extrema, comiendo espaguetis baratos con mantequilla barata en un piso donde el alma humana comparte el moho con las paredes, la protagonista se niega a comer en un restaurante caro y lujoso, plagado de corbatas y sueños mezquinos.

A partir de ahí, la actriz Esperanza Pedreño inicia un largo monólogo en el que expone sus razones; en el que critica sin contemplaciones la sociedad del bienestar, la banalidad de la cultura, el culto al dinero... los fascismos cotidianos.

La propuesta que hoy nos hace el 37 Festival de Teatro de Logroño viene firmada por la directora, escritora, escenógrafa y actriz Angélica Liddell (Figueres, 1966), una de las voces más personales de la dramaturgia española de los últimos tiempos y Premio Nacional de Literatura Dramática 2013.

Aunque escribió 'Mi relación con la comida' hace más de una década, la obra no ha perdido un ápice de vigencia. Eso sí, es uno de los pocos textos que la autora no ha querido interpretar y que desde hace varias temporadas recrea la actriz Esperanza Pedreño (la inolvidable Cañizares de 'Cámara Café'), también directora y productora del montaje.

En palabras de esta última, «esta obra es una vomitona mental, es un alegato en contra de la gente que no está por la labor de mirar al que no puede defenderse».

De una forma desgarrada, ácida e incisiva, Liddell analiza en este montaje la podredumbre de un sistema económico que se alimenta de hambre y pobreza. Y lo hace con un monólogo incisivo, de frases cortas y descarnadas, aunque no exento de humor, de ironía y de dolor. Un texto sincero que discurre a ritmo poético y donde no se deja títere con cabeza. 'Mi relación con la comida' ganó el XIII Premio SGAE de Teatro en el año 2004.

El público riojano podrá disfrutar de esta incómoda y comprometida propuesta esta noche, a partir de las 21.00 horas, en el Salón de Columnas del Teatro Bretón de los Herreros. Las entradas, con precio único, cuestan 12 euros.

Rebeldía

«Esta obra se revuelve en contra de todo aquel que camina en dirección opuesta a los que están más jodidos con una rebeldía en barrena tan bestia, una rebeldía en estado de gracia tal, que supera con creces a mentes como las de Marx -me refiero a Karl-, Platón, Jacques Lecoq a propósito de los bufones para quién no sepa quién es, y la de Darío Fo», explica Pedreño.

La crítica, por su parte, es unánime a la hora de ovacionar 'Mi relación con la comida'. Eso sí, «el público que vea esta obra correrá el riesgo de la posibilidad de revolución», se advierte en su sinopsis.