La Rioja

La relación PSOE-PSC

El PSC fue el crisol en que se fundieron todas las sensibilidades socialistas que se asomaban a la Transición en 1977. Poco antes de las elecciones de aquel año, las cúpulas del PSC Congrés, de la Federación Socialista de Cataluña y socialistas independientes crearon Socialistas de Catalunya, que se convirtió en la primera fuerza electoral, lo que precipitó la adhesión del PSC Reagrupement. El nuevo PSC nacía con vocación de ser soberano, vinculado al PSOE en los asuntos de Estado y con grupo parlamentario propio. que desapareció en 1982. Después, el PSC vivió una historia de éxito, y los grandes triunfos del PSOE se basaron en los buenos resultados del PSC. Maragall y el tripartito provocaron un viraje que contribuyó a generar el conflicto catalán. Pero el PSC, con un extraño viaje de ida y vuelta al 'derecho a decidir' y muy mermado por la defección de quienes no entendieron aquella alianza con el nacionalismo, es hoy uno de lo pocos nexos políticos que mantienen los partidos estatales con Cataluña. PSC y PSOE no son la misma entidad, y ambas partes deben aceptarse con lealtad también en sus discrepancias. Porque el vínculo entre el socialismo catalán y el estatal es uno de los elementos que anclan decisivamente las idealidades soberanistas de cierta izquierda catalana a la realidad terrenal de la Constitución.