La Rioja

Dos Tenorios en fiesta de difuntos

Álvaro y Rebeca Apellániz en el 'Tenorio' de La Garnacha. :: l.g.
Álvaro y Rebeca Apellániz en el 'Tenorio' de La Garnacha. :: l.g.
  • Logroño recupera este año la tradición perdida con funciones este domingo en el Auditorio y lunes y martes en el Círculo Logroñés

Aunque se impone la nueva moda de Halloween, regresa una tradición perdida: representar 'Don Juan Tenorio' por Todos los Santos. De no haber ninguno durante años, estos días Logroño tendrá dos: de La Garnacha y Teatro Pobre, dirigidos por Vicente Cuadrado y Fernando Gil Torner respectivamente. El primero, este domingo dentro de la Muestra de Teatro de Aficionados; el segundo, este lunes y martes en los actos del Círculo Logroñés en el centenario de su sede.

El origen de la tradición de representar el Tenorio en Todos los Santos o víspera de Difuntos no está del todo claro, pero las vinculaciones son innegables. Evidentes son los recursos dramáticos de José Zorrilla (1817-1893) en la segunda parte de la obra, con protagonismo de la muerte, todo ello ambientado en un cementerio donde los muertos cobran vida. La moralina de redención y salvación del alma del pecador arrepentido casaba bien con el peso social de la religión católica en el pasado. También es cierto que la segunda vez que se representó el Tenorio, dieciséis años después de su estreno (en 1844), fue un primero de noviembre. Más recientemente, se atribuye a los actores Rafael Calvo y Antonio Vico haber implantado la costumbre anual.

A diferencia de ciudades como Alcalá, Sevilla o Valladolid, donde hoy 'Don Juan' es cita ineludible, el último Tenorio visto en Logroño, dirigido por Blanca Portillo, pasó por el Bretón en el 2015, en abril. Pero hacía mucho tiempo que no se recitaban en Todos los Santos versos tan célebres como ¿No es cierto, ángel de amor, que en esta apartada orilla más pura la luna brilla y se respira mejor?

Ahora lo harán dos compañías no profesionales riojanas. Por un lado La Garnacha de Vicente Cuadrado repone en el Auditorio un montaje con el que lleva ganando premios desde el 2008. Por otro, el Teatro Pobre de Gil Torner ha adaptado a diversos espacios del Círculo Logroñés una versión propia que su presidente, Luis Miguel Martínez-Zaporta, se propone consolidar. ¿Será un nuevo comienzo de la tradición?