La Rioja

Bayo recuerda que la suspensión de este año «ya se contemplaba»

Imagen de la jornada de huelga contra las reválidas que se celebró el pasado miércoles. :: miguel herreros
Imagen de la jornada de huelga contra las reválidas que se celebró el pasado miércoles. :: miguel herreros
  • El titular de Educación se muestra «escéptico» ante la posibilidad de alcanzar un pacto de Estado y apunta que «la prueba de Bachillerato es necesaria»

Prudente, como acostumbra, Abel Bayo fue muy comedido a la hora de valorar el anuncio de dejar sin efecto las reválidas (que no suspenderlas) que hizo Mariano Rajoy durante su discurso de investidura de esta semana. Sobre todo porque, vino a explicar, la cosa ha cambiado poco... o, de momento, nada. «No hay que perder una perspectiva importante y es que ya se contemplaba en la propia norma que en este curso en el que estamos, tanto la evaluación de cuarto de la ESO como la de segundo de Bachillerato no iban a tener efectos académicos».

El consejero, que compareció en rueda de prensa tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno, también recordó que esa suspensión está condicionada a la articulación de un pacto de Estado, cuestión que, reconoció, se le antoja complicada. «Esa es la oferta que ha hecho el candidato, suspender hasta ver si se logra un pacto educativo que cifraban su consecución en seis meses, aunque yo soy un poco escéptico en ese sentido».

«Mientras ese pacto por la Educación no se lleve a efecto, quedan suspendidos los efectos académicos de las evaluaciones. Esto significa que no son necesarias para obtener el título de la ESO ni el de Bachillerato; por lo tanto, si no son necesarias tampoco son, entre comillas, ningún inconveniente para acceder a la universidad», abundó.

Bayo expuso ante los medios que «la prueba de Bachillerato que es necesaria hacerle, llámese PAU o de otro modo, sí que se va a realizar, pero conforme a la arquitectura que la propia Lomce determina porque no olvidemos que la PAU como tal está derogada y por lo tanto hay que hacer una prueba tipo PAU». Lo que no hizo el titular de Educación fue concretar aspectos de esa prueba y explicó que a última hora de la mañana de ayer tenía previsto reunirse con el rector de la UR.

El consejero de Educación, en su reflexión, recordó que «en las decisiones políticas hay que valorar siempre el bien de la mayoría frente al bien de la minoría. Y en este caso concreto lo que se ha ofrecido desde el Gobierno central de Mariano Rajoy, que todavía no ha salido elegido, es un guiño al hecho de que si esto es lo más importante que se plantea en el ámbito de la educación, veamos hasta qué punto se puede favorecer».