La Rioja

Sandokán ruge en Valladolid

  • Kabir Bedi, que encarnó en la televisión al héroe de los libros de Salgari, explica en la Seminci que «lo más difícil fue sobrevivir al desempleo»

El 'Tigre de Malasia' se pasea por Valladolid. A sus 70 años, a Kabir Bedi le reconforta remover recuerdos de la serie emitida en 1976 y quedó grabada en el imaginario de los españoles. «Para mí es un honor, me emociona que la gente todavía siga llamándome Sandokán, principalmente porque si un actor es capaz de dejar esa marca que permanece en el recuerdo, eso en sí mismo es ya un premio», comenta, pese a que el personaje le supuso una limitación, porque «los cineastas europeos no me podían ver en otro papel».

Con una filmografía que incluye más de 70 películas y una quincena de series de televisión, está convencido de que hay varias razones que hacen que Sandokán eclipse al resto de trabajos. «La serie se basó en la obra de Emilio Salgari, que todo el mundo leía en aquel momento», arguye el actor indio. Sin embargo, tras la senda de triunfos, Bedi también ha sufrido golpes. Lo más difícil en su carrera: «Sobrevivir al desempleo». Tras Sandokán «era demasiado mayor para actuar como la estrella joven y demasiado joven para actuar como una estrella veterana», rememora.

De aquella tesitura tormentosa en su carrera nació su pasión por Italia. «Lo que me salvó fueron los italianos; hice muchas series y tengo un vínculo muy estrecho con ese país». Pero, además, Kabir Bedi es miembro de la Academia de los Oscar de Hollywood desde 1982 «con derecho a voto», cuenta con orgullo.

Al margen de los focos el actor destapó hace años una faceta cívica al hacer un llamamiento a los ciudadanos de su país para que no votaran a políticos corruptos. «Las cosas han cambiado mucho desde 2012 gracias a que la gente que se movilizó», dice.