La Rioja

Proponen la creación de un santuario para ballenas en el Atlántico Sur

  • La Comisión Ballenera Internacional debate la próxima semana el proyecto junto a nuevas limitaciones para cazar cetáceos

El futuro de las ballenas, amenazadas por múltiples peligros, centrará la conferencia internacional de la semana próxima en Eslovenia, donde 88 países abordarán una propuesta de creación de un santuario en el Atlántico Sur. Todo parece estar dispuesto para una nueva confrontación entre partidarios y detractores de la caza de cetáceos, entre los miembros de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), que se reúne cada dos años.

«La caza de ballenas no tiene razón de ser en el siglo XXI. Es algo del pasado e intrínsecamante inhumano», dijo a AFP Claire Bass, de la Humane Society International, desde Portoroz, donde se reunirá la comisión del lunes al viernes. La reunión marcará 30º de la adopción de la prohibición mundial, que se estima evitó la matanza de decenas de miles de ballenas.

Esta prohibición, adoptada en 1982 pero que entró en vigor cuatro años más tarde, también permitió a muchas poblaciones de ballenas recuperarse tras ser objeto de caza hasta casi una extinción en el siglo XX para explotar su carne y su grasa. La única forma de caza autorizada por la comisión es a través de una licencia de caza aborigen de subsistencia, otorgada a comunidades de Norteamérica, Rusia, Groenlandia y las islas caribeñas de San Vicente y las Granadinas. Pero Japón fijó sus propias cuotas de caza 'científica', mientras que Noruega e Islandia practican cazas excepcionales, registradas ante la comisión, con fines comerciales. Según las últimas cifras de la CBI, desde 1985, 16.235 ballenas fueron cazadas bajo licencia científica, 10.139 bajo licencia de subsistencia aborigen y 24.381 con fines comerciales.

En la mesa de la conferencia figura una propuesta de Australia y Nueva Zelanda para revisar los programas de pesca «científica». Otro tema es la creación de un Santuario de Ballenas del Atlántico Sur, presentada por Argentina, Brasil, Gabón, Sudáfrica y Uruguay, que desarrollaron actividades turísticas vinculadas al avistamiento de ballenas.