La Rioja

«El público sale más sabio y más feliz»

'El Sevilla' invita en Cómicos a hora y media de risas y felicidad. :: l.r.
'El Sevilla' invita en Cómicos a hora y media de risas y felicidad. :: l.r.
  • 'El Sevilla' Cantante, actor y humorista

  • Cómicos de Alfaro recibe hoy y mañana la obra 'Reflexiones del hombre lengua' del polifacético Miguel Ángel Rodríguez 'el Sevilla'

El tercer capítulo de la Muestra Nacional de Teatro Cómicos de Alfaro invita hoy y mañana a hacerse más sabio a través de la risa, a filosofar desde el humor. Es el planteamiento al que el poli-expresivo Miguel Ángel Rodríguez 'el Sevilla' invita en 'Reflexiones del hombre lengua'. Será esta noche y mañana a las 22.30 horas en la sala Florida por 16 euros la entrada.

Advierte de que no es un monólogo, que es terapia de grupo.

No se trata de un monólogo como los que están tan de moda en los últimos años, sino que es una obra de teatro por una compañía que tiene un solo actor. Eso sí, al que le gusta el monólogo al uso también le va a gustar. Porque la obra es hora y media de humor, con la única intención de que la gente se ría.

Si es terapia, el público tiene que responder y dejarse llevar.

¡Desde el minuto uno! El contacto y la conversación con el público forma parte del guión, porque yo les hago preguntas. Y en el momento en el que me responde, ya no es un monólogo, es un diálogo en el que todos perdemos la vergüenza y participamos. Acudo a la mayéutica de Sócrates, por la que adoctrinaba a sus discípulos no dándoles respuestas, sino lanzando las preguntas al aire. Pero que la gente no crea que vamos a filosofar, sino que lanzo sencillas reglas de tres para llegar a conclusiones para disfrutar un rato.

Acude a los clásicos de la filosofía, por lo tanto, ¿río luego existo? ¿O cuál sería la máxima de la obra?

Me agarro durante minuto y medio a la filosofía, ¡eh! No tengo más de cinco minutos de conversación sobre Sócrates, Pitágoras o Parménides. Pero me agarro a una teoría aristotélica que decía que el camino más sencillo a la felicidad es la sabiduría. Con esta obra, demuestro a quien viene al teatro que sabe más cosas de las que creía. Por lo tanto, a la salida del teatro son más sabios que cuando entraron y, al mismo tiempo, más felices.

Están el homo Heidelbergensis, el Neandertal, el Sapiens. ¿Cuál es el hombre lengua?

Surge de uno de los cuatro libros que tengo, 'Memorias del homo Erectus'. Buena parte de esta obra está sacado de 'El hombre que hablaba con las ranas'. El 'hombre lengua' es la firma que me pongo para mi faceta en el teatro, donde espero estar muchos años. Porque, así como ya no me considero tan joven para el rock con Mojinos Escozíos, en el teatro me siento un recién nacido. El 'hombre lengua' es un tipo que no para de hablar en el escenario gracias a un guión sabroso para que la gente se olvide de la sobriedad de la escenografía.

Desde diversas plataformas de expresión (música, cine, radio, libros), dedica su vida a hacer reír, ¿cuesta mucho en estos tiempos?

Lo que ha provocado la crisis es que los que nos dedicamos al humor estamos mejor considerados, agradecen que hagamos reír. Para cuando la crisis llegó en el 2008, la música llevábamos cinco años en crisis por la piratería y estábamos como preparados. Pero hacer reír es muy difícil y no siempre se consigue.