La Rioja

«Terrorismo no, lo que existe en Colombia es un conflicto armado»

Álvaro Ybarra, delante de sus fotografías. :: díaz uriel
Álvaro Ybarra, delante de sus fotografías. :: díaz uriel
  • Álvaro Ybarra Zavala Fotógrafo

Gran conocedor de Colombia (lo considera su «segundo país»), Álvaro Ybarra (Bilbao, 1979) ha dedicado los últimos quince años a retratar el conflicto armado que ha destrozado buena parte del rico país sudamericano.

¿Cuál es el objetivo de la exposición?

Son 28 fotografías de una exposición que no tiene un fin político, sino que busca plantear un diálogo. Es un trabajo que gira en torno a la memoria, una memoria secuestrada por el conflicto en un país, Colombia, en el que existen muchas Colombias. Por desgracia, la ignorancia de unas hacia otras y viceversa genera un monólogo de enfrentamiento que hace prácticamente imposible un diálogo de comprensión y de entender las diferentes verdades tanto tiempo enfrentadas. 'Macondo' busca generar diálogos para que unas partes puedan conocer a las otras a las que están enfrentadas.

¿Ese enquistamiento de posturas a lo largo de tanto tiempo dificulta aún más el diálogo?

La mayor desgracia de Colombia es haber vivido el secuestro de su memoria. Sin ir más lejos, durante el mandato de Uribe (anterior presidente al actual, Juan Manuel Santos), en Colombia no existía el conflicto armado. Hablar de conflicto armado era ser un traidor a la patria, ser un terrorista.

¿Y no es terrorismo lo que se ha vivido en Colombia?

En Colombia llevan más de sesenta años de una guerra, con la friolera de más de 220.000 víctimas mortales. Terrorismo no, lo que existe en Colombia es un conflicto armado que lleva muchos años. Por desgracia, en Colombia hay mucha gente que solo conoce una parte de la realidad, su parte de la realidad. Si vas a una zona de influencia guerrillera, allí la única cara del Estado que conocen es el Estado de las bombas. Ahí nunca ha llegado el desarrollo, y ese vacío que ha dejado el Estado lo han aprovechado otros actores armados. En el otro lado, la única cara que conocen es la Colombia de la violencia, del secuestro. No nos podemos olvidar de que la mayor parte de las atrocidades de este conflicto no han sido cometidas por la guerrilla, sino por parte del Estado y por parte del paramilitarismo. Esto es un hecho, sólo hay que ver los datos.

Pues esa no es la versión que llega a los grandes medios...

Habla Uribe de impunidad cuando en su mandato en el que más violaciones contra los derechos humanos hubo... En Colombia hay muchas verdades y el secuestro de la memoria ha sido muy importante por todas las partes. Todas tienen las manos manchadas de sangre porque en una guerra no hay buenos y malos, hay muchos grises. Por eso, 'Macondo' no busca analizar políticamente la situación sino hacer un trabajo más humanista, más antropológico de acercar esas realidades que llevan tanto tiempo enfrentadas.

¿Qué reminiscencias pretendía otorgar con el título de 'Macondo'?

Macondo es un imaginario, cada uno tiene el suyo. Hay muchos Macondos como hay muchas Colombias. Y eso casa muy bien con el juego de las diferentes verdades y realidades. Macondo era un lugar en el que el tiempo no pasaba; en Colombia el tiempo no ha pasado, la violencia se instauró y la guerra se mantiene. Por eso, no se puede ser categórico con el conflicto de Colombia porque existen muchas verdades.