La Rioja

UN HERMOSO CONCIERTO VISUAL

Concierto de la Banda Sinfónica bajo la batuta de Johan de Meij. :: miguel herreros
Concierto de la Banda Sinfónica bajo la batuta de Johan de Meij. :: miguel herreros

La presencia en Logroño de uno de los grandes iconos mundiales de la música de banda sinfónica, el holandés Johan de Meij, ha revolucionado el ambiente musical de nuestra ciudad y ha culminado con este vistoso concierto que les comento. Johan de Meij fue un sobresaliente trombonista, que evolucionó exitosamente hacia la composición y la dirección, a las que dedica actualmente toda su actividad: ha arreglado para banda innumerables obras clásicas, famosas bandas sonoras de cine, etc. que publica en su propia editorial, da conferencias y cursos en torno a su obra: una autoridad en el campo de la música de banda sinfónica.

La sala grande de Riojafórum lucía un lleno de gala como hacía tiempo y el escenario, completamente ocupado por casi un centenar de entusiastas músicos de todas las familias de maderas, metales y percusión además de chelos y contrabajos, con profusión de exóticos instrumentos de percusión y efectos sonoros. El concierto giraba alrededor de las islas británicas y tuvo un flojo comienzo con 'Jupiter Hymm' de Los Planetas de Holst arreglado por De Meij, con nervios en los metales y ciertos desajustes generales, para entrar ya sin problemas en el poema sinfónico Loch Ness de Johan de Meij, una página descriptiva, llena de colorido musical, evocadora de los paisajes y el clima de las tierras altas escocesas en torno al famoso lago Ness. La banda lució -esta vez , sí- unas buenas prestaciones en todas sus familias y brillantez de sonido.

Y esa estupenda tónica continuó en el resto de las obras del programa, todas con el mismo tono descriptivo y colorista, del propio director y arreglos de Holst (Jig de la Suite St. Paul), Doyle y Whelan, de marcado sabor británico, en el mejor de los sentidos. Me gustaron especialmente las dos últimas: el arreglo de la banda sonora de Henry V de Doyle con ese final tan espectacular de la canción Non Nobis Domine cantada dignísimamente por varios miembros de la banda (¡bravo por ellos!) y la Seville Suite de Whelan con ese final tan inspirado. Como anécdota, me encantó ver al gran chelista Herwig Koryn empujando como uno más, con ilusión y entrega, para conseguir lo mejor en este concierto.

El concierto gustó palpablemente al público, con intensos aplausos y aclamaciones, arrancando a Johan de Meij y la banda dos brillantes bises. Espléndida iniciativa la presencia de este gran músico entre nosotros, que en su estancia logroñesa ha conseguido motivar, dinamizar y poner en valor a esta estupenda institución musical riojana, la Banda Sinfónica de La Rioja.