La Rioja

:: STEPHEN HIRD/reuters
:: STEPHEN HIRD/reuters

El otoño, época de renovación capilar

  • Para prevenir la caída del pelo hay que comer sano, usar los secadores a baja potencia y cierta distancia y utilizar bien los cosméticos

  • Los cambios estacionales afectan al ciclo del cabello, pero si la caída es intensa hay que consultar con el dermatólogo

Logroño. Las personas renovamos periódicamente nuestro cabello y suele realizarse en esta época del año, en otoño, aunque en los últimos años y debido al cambio climático, cada vez en más personas esta renovación se adelanta a los meses de julio o agosto.

Es una renovación de nuestro cabello necesaria, normal, periódica y que suele resolverse espontáneamente. Por lo tanto, no hay que preocuparse. Pero si esa persona nota que la caída es intensa, que lleva tiempo, le causa un importante estrés o es de pelo fino y con antecedentes familiares de alopecia creo que debo aconsejar que conviene que acuda a consulta con su dermatólogo para descartar otras posibles causas de la caída del cabello.

El dermatólogo estudiará su caso. Realizará la correspondiente historia clínica, estudiando desde cuándo se cae el pelo, duración de la caída, forma de la caída, etc.

Estudiará los antecedentes familiares y personales. Realizará una exploración del cabello, del cuero cabelludo, de las uñas, del conjunto de la piel, etc. Realizará, además, todas las analíticas y pruebas complementarias que crea necesarias y con todo, hará un diagnóstico correcto e instaurará el tratamiento adecuado. El dermatólogo es el profesional médico más indicado para hacer un diagnóstico preciso y recomendar el tratamiento más apropiado a cada caso.

El ciclo del pelo puede verse afectado por los cambios estacionales. El pelo crece más en verano, por el calor, lo mismo que crece más en la mujer que en el hombre y más en la juventud. En cambio, al final del verano, un mayor número de folículos entra en reposo.

También hay estudios que demuestran que existen ritmos animales en los niveles sanguíneos de andrógenos. Mayor nivel de estas hormonas coincide con mayor caída.

El desgaste del verano

En verano, el sol, el calor, el sudor, el cloro, el salitre del mar hacen que el pelo se debilite, se haga más frágil y hay más razones para que el pelo se caiga más en otoño. Así pues, el ciclo del cabello: crecimiento (fase anágena), fase de involución o transición (fase catágena) y la de reposo (fase telógena) puede verse afectado por factores medioambientales.

La primera fase dura de 2 a 5 años; la 2ª fase, dos semanas aproximadamente y la tercera fase, 3 meses aproximadamente.

El cabello está constituido fundamentalmente por una proteína que se denomina queratina. Pero el cabello también contiene grasas, pigmento (melanina), oligoelementos y agua.

Por término medio cada persona tiene en su cabeza unos 100.000 pelos, pero en algunas personas este número puede alcanzar los 150.000. Los pelirrojos tienen unos 80.000; los morenos o castaños, unos 100.000 y los rubios, unos 140.000. El pelo crece de 1 a 1,5 cm. al mes, aproximadamente. El pelo es muy fuerte: un solo cabello es capaz de aguantar un peso aproximado de 100 gr. sin romperse y la queratina es la responsable de esta fuerza.

Nuestro tipo de cabello viene determinado genéticamente. El tipo de pelo que uno posee se debe, por tanto, a la herencia derivada de sus progenitores. La forma del pelo varía según la zona corporal y la raza.

En esta época del año es cuando más pacientes acuden a la consulta de dermatólogos para resolver esta patología. A pesar de que sólo del 8 al 10% de los pacientes con alopecia pasan por dermatología. Y qué debemos hacer si se nos cae el cabello: acudir al dermatólogo, no obsesionarnos con la caída del cabello, no autodiagnosticarnos ni que lo haga el amigo.

No utilizar productos milagro, ni tratamientos no contrastados científicamente. Hoy día, los dermatólogos tenemos tratamientos para detener la caída del cabello y en muchos casos recuperar lo perdido.

Se necesita un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado y no espere resultados inmediatos, el ciclo del pelo es largo y aun con el tratamiento adecuado se necesita un tiempo para apreciar la mejoría.

Para prevenir la caída del cabello debemos: comer de forma sana, equilibrada y suficiente, tener un cuidado correcto del cabello, usar los secadores a baja potencia y a cierta distancia, cuidado con las planchas, rizadores, etc., y hacer un uso correcto de los cosméticos del pelo.