La Rioja

LA FIESTA SIGUE

Muchos son los seguidores que tiene la fiesta más española de todas las fiestas, pero a la contra también tiene muchos detractores, que van aumentando, precisamente porque los que están en contra de ella, de la fiesta, dicen ampararse en su amor por los animales, de cualquier especie menos el humano. No sé a quién se debe esa frase que hace historia cada vez que estamos en apuros verdaderos, al borde del abismo. Dice así: «Para que se arreglen las cosas tienen que ponerse muy difíciles o muy mal». Pues eso, que la fiesta, más por culpa interior que exterior, está atravesando una mala época, un duro camino que servirá, estoy seguro, dentro de la seguridad normal por la que me he guiado hasta la fecha, que no me ha ido mal.

La cobardía de los tuiteros que se amparan en el anonimato, pero terminarán por ser descubiertos como lo han sido algunos politiquillos despreciables y ofensivos, enemigos de su país, España, que les paga para vivir holgadamente a la que dicen despreciar y buscan 'su' 'democracia', es decir la dictadura pura y dura. Este tipo de gente que pone por delante al toro de lidia, que entre otros animales de carne, vive cuatro o cinco veces más que terneros y terneras estabulados, mientras el toro bravo lo hace en plena libertad y puede salvar su vida para padrear si en ruedo, ante un hombre que lleva por defensa una capa o una muleta, con un jurado, que es el público que premiará, al torero si ha creado arte y al toro si su bravura la demuestra durante la lidia.

Qué grande es la fiesta. La fiesta sigue y cada día de esta lucha por la defensa de las libertades, la mejor de las causas para estar a favor, está con más firmeza. La fiesta sigue igual, es decir, con sus defensores y sus detractores, pero estos últimos no podrán erradicarla, a pesar de tener, incomprensiblemente para un servidor, a gran parte de los políticos de izquierdas, a sabiendas que los toros no piden el carné a nadie. Siempre ha habido toreros de derechas y de izquierdas, grandes figuras algunos. No tenemos bandera los aficionados.