La Rioja

Acuerdo global para reducir los HFC

El representante estadounidense en la cumbre, John Kerry, y el chino, Zhai Qing, antes de una reunión.
El representante estadounidense en la cumbre, John Kerry, y el chino, Zhai Qing, antes de una reunión. / AFP
  • Los países desarrollados deberán eliminar el 85% de estos gases, habituales en neveras y aparatos de aire acondicionado, antes del año 2036

El acuerdo de la cumbre del clima de París (COP 21) celebrado hace casi un año se consiguió de madrugada, haciendo horas extra, prolongando la cumbre y consiguiendo que Estados Unidos y China -los dos países más contaminantes del mundo- se comprometieran de verdad. Ese espíritu parece que se ha trasladado a Kigali, capital de Ruanda, donde ayer 200 países acordaron la eliminación progresiva de los hidrofluorocarbonos (HFC), unos gases de efecto invernadero considerados muy nocivos para el clima y que son usados en frigoríficos y aparatos de aire acondicionado.

«El año pasado en París prometimos proteger al mundo de los peores efectos del cambio climático», apuntó el director del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Erik Solheim, en un comunicado. «Hoy (por ayer) honramos esta promesa», remachó el responsable de la ONU. La eliminación de los HFC, que se utilizan desde hace dos décadas en sustitución de los CFC (clorofluorocarbonos), principales responsables de la destrucción de la capa de ozono, podría reducir en medio grado el calentamiento mundial de aquí a 2100, según un estudio de 2015. Para 2030 permitiría evitar cada año hasta 1,7 gigatoneladas de equivalente de CO2, es decir, las emisiones de Japón.

El acuerdo, vinculante en el aspecto jurídico, estuvo cerca de no alcanzarse por el temor de India y los países del golfo Pérsico a que el recorte de estos gases sea demasiado abrupto. Un punto que atascó las negociaciones debido a la postura inamovible de la delegación de Nueva Delhi y que solo cedió gracias a la mediación del secretario de Estado norteamericano, John Kerry. Los indios aprobaron esta enmienda al Protocolo de Montreal sobre la protección de la capa de ozono cuando obtuvieron un calendario más flexible que otros estados para acabar con la emisión de los HFC. Un primer grupo, el de los países más desarrollados, deberá reducir la producción y el consumo de estos gases un 10% antes de finales de 2019 en relación a los niveles de 2011-2013, y un 85% antes de 2036.

Un segundo grupo de países en vías de desarrollo, entre ellos China -el mayor productor mundial de HFC- y los africanos, se comprometió a iniciar su transición en 2024. Deberán alcanzar una reducción del 10% con respecto a los niveles de 2020-2022 para 2029 y del 80% para 2045. Un tercer grupo, incluidos India, Pakistán, Irán, Irak y los países del Golfo, no empezará por su parte hasta 2028, para llegar a una reducción del 10% con respecto al periodo 2024-2026 en 2032 y del 85% en 2047. «A lo mejor no es todo lo que deseamos, pero sigue siendo un buen acuerdo. Todos sabemos que tenemos que hacer más y haremos más», indicó Mattlan Zackhras, representante de las islas Marshall, uno de los estados polinesios más afectados por el cambio climático ante la crecida del nivel del mar. «Ahora las partes del Protocolo de Montreal deben mostrar un compromiso real para la salud de nuestro planeta», apuntó Paula Tejón, portavoz de Greenpeace Internacional. Barack Obama también aplaudió el acuerdo «ambicioso y de gran alcance». «Estos pasos demuestran que podemos trabajar juntos para dejar a nuestros hijos un planeta más seguro», indicó, según recoge AFP.