La Rioja

Adiós al genio corrosivo y rebelde de Dario Fo

  • Este italiano irreverente, bufón moderno y Nobel de Literatura en 1997, deja un legado de más de cien obras

  • Látigo del poder y conciencia crítica de la izquierda, el dramaturgo, actor y literato muere a los 90 años

Con la muerte de Dario Fo el teatro europeo pierde a su genio más rebelde y corrosivo. El dramaturgo, actor y literato, Premio Nobel de Literatura en 1997, falleció en un hospital de Milán, donde llevaba varias semanas ingresado por problemas pulmonares. Murió a los 90 años, horas antes de conocerse al ganador del premio que él recibió hace nueve años con «estupor eufórico». Radical en sus ideas y acciones, Fo fue la conciencia crítica de la izquierda y el látigo del poder en Italia, donde fustigó con especial acritud los abusos de Silvio Berlusconi. Autor de más de un centenar de obras teatrales y de un puñado de libros, este irreverente y lúcido juglar moderno era el intérprete habitual de sus histriónicas y vitriólicas piezas teatrales junto a su inseparable Franca Rame, fallecida en 2013.

La Academia Sueca distinguió a Fo por «emular a los bufones de la Edad Media con sus ataques a la autoridad» y «por mantener la dignidad de los oprimidos». Este iconoclasta se sirvió de su inteligencia, de su descaro y de su ácido humor para satirizar a la sociedad y al poder político y religioso denunciando, atacando y haciendo pensar y reír. «La fuerza de Fo está en la creación de textos que divierten, comprometen y dan una perspectiva. La suya es una obra de una vitalidad artística y una amplitud excepcional», dijo la Academia Sueca para justificar su decisión. El diario 'La Repubblica' asegura que Fo «tenía un talento renacentista» y lo despedía ayer como «el más grande y famoso artista italiano de todos los tiempos».

Hijo de un ferroviario, había nacido en la localidad de San Giano, al norte de Italia, el 24 de marzo de 1926. Comenzó arquitectura y pasó por la Academia de Bellas Artes de Milán. Entre 1945 y 1951 se concentró en el diseño y decorados teatrales, pero se puso a escribir a principios de la década de los cincuenta y ya no paró. Empujado por algunos amigos actores, en 1953 hizo sus primeros pinitos como autor e intérprete de obras ligeras en cabaret. Un año después se casó con la actriz Franca Rame, su principal intérprete, colaboradora en algunos de sus textos.

Pasó por la RAI como actor y como autor y en 1960 fundó con su esposa la compañía Fo-Rame. En 1962, Fo escribió, dirigió y protagonizó con Rame una serie de televisión en Italia, 'Canzonísima'. Debido a la feroz sátira de la serie, fue censurada. En 1968, junto a Rame, Massimo de Vita, Vittorio Franceschi y Nanni Ricordi, fundó el grupo teatral Nuova Scena, para volver a los orígenes populares del teatro y a sus valores sociales.

En 1969 publicó 'Misterio Buffo', su obra maestra, una suerte de evangelios blasfemos en forma de monólogo con un paródico lenguaje medieval en el que da su peculiar versión del Nuevo Testamento. Él solo interpretaba a multitud de personajes y mostraba sus dotes como mimo. Esta pieza sería acaso la más relevante de su carrera, junto a 'Muerte accidental de un anarquista' (1970) -en la que Fo rememora la muerte del partisano Giuseppe Pinelli, en la Jefatura de Policía de Milán, donde estaba detenido-, y '¡Aquí no paga nadie!' (1974), una ardorosa defensa de la desobediencia civil.

En 1990 estrenó 'Il papa e la strega' (El papa y la bruja), obra en la que encarnó a un papa autor de una insólita encíclica en la que defendía la legalización de la droga, el control de la natalidad o el regreso de la Iglesia a la pobreza. Con 'Isabel, tres carabelas y un cascabel' plantearía una desternillante historia alternativa a la del descubrimiento de América.

«El dolor de toda mi vida»

En 1973 un grupo fascista secuestró a Franca Rame. Lejos de acobardarse, la pareja llevó a la escena el episodio y Franca contó cómo fue violada en la obra 'Lo stupro' (La violación). Fo también fue arrestado y encarcelado alegando que había violado contratos teatrales, pero no cejó en sus azotes al poder. La muerte de Rame el 29 de mayo de 2013 sería un mazazo para Fo. «Ha sido el mayor dolor de toda mi vida», dijo.

Su activismo político se intensificó en los setenta y los ochenta, cuando Fo creó la organización 'Soccorso Rosso Militante' para ofrecer asistencia letrada a los militantes de la izquierda encarcelados. Pero fue muy crítico con sus propios compañeros de viaje y lamentaba que la izquierda italiana hubiera muerto «el día que se casó estúpidamente con el poder». Con todo, respaldó en los últimos tiempos al movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo.

En 1995 un ictus estuvo a punto de dejarle ciego y minó severamente su salud. Fo ralentizó desde entonces su producción teatral y su presencia escénica para dedicarse más a la literatura y a la pintura. Se centró en el taller teatral que abrió en Milán para formar jóvenes artistas. «Solo me interesa trabajar con los jóvenes. Dar ejemplo», decía.

En septiembre publicaba su último libro, 'Darwin, ¿somos monos por parte de padre o de madre?', dedicado al creador de la teoría de la evolución que el propio Fo ilustró con sus dibujos. Poco antes de cumplir 90 años había publicado 'Dario y Dio' ('El mundo según Fo' en castellano), en el que Fo volvía a interrogarse sobre la religión y la espiritualidad desde el prisma satírico.

«Italia pierde a uno de los grandes protagonistas del teatro, de la cultura, de la vida civil de nuestro país», aseguró el jefe de Gobierno italiano, Matteo Renzi, al rendir homenaje al dramaturgo y escritor.