La Rioja

Elsa Punset sienta cátedra en Logroño

Carlos Martínez, Rubén Alesanco y Pilar Moncayo. :: j.m.
Carlos Martínez, Rubén Alesanco y Pilar Moncayo. :: j.m.
  • «Es un milagro estar aquí. Vivimos tantas dificultades en el día a día que se nos olvida», afirmó Punset al inicio del acto público

  • La célebre divulgadora llena la cita del Aula de Cultura de Diario LA RIOJA-UNIR con cerca de 300 asistentes

Ni un alfiler. Así dejó ayer Elsa Punset el Centro Cultural Ibercaja en la cita convocada por el Aula de Cultura de Diario LA RIOJA y UNIR. Lleno absoluto. En la sala de conferencias, 130 espectadores sentados, más de medio centenar de personas abarrotando, de pie, los laterales, pasillos y puertas, y en la sala superior habilitada para poder seguir la conferencia en directo, aunque a través de una pantalla de televisor, casi otro centenar de personas. En total, cerca de 300 asistentes. Récord. Y da la impresión de que, en un recinto mayor, la cita se hubiera llenado igual. «¡Uy, chica! Si hay tanta gente que ya no se puede ni entrar...», informaba una mujer a alguien a través del teléfono móvil en la puerta del centro.

El escritor, abogado y director del Aula de Cultura, Andrés Pascual, dio la bienvenida al acto e invitó a los presentes a apagar las luces y teléfonos «porque vamos a volar y a viajar a través de las emociones». Junto a Pascual, María José Camino, en representación de la Universidad Internacional de La Rioja, dio la bienvenida a los asistentes antes de dar la palabra a la protagonista, quien vino a presentar su última publicación, 'El libro de las pequeñas revoluciones. 250 rutinas exprés para mejorar tu día a día' (Destino). La hija del célebre divulgador científico Eduardo Punset se autodefinió como «una buscadora» y reflexionó en voz alta: «Es un milagro estar aquí. Vivimos tantas dificultades en el día a día que se nos olvida». Y también evocó su trabajo en televisión con Pablo Motos.

Los Punset son atractivos, personas con poder de atracción, que gustan y convencen. No había más que ver la convocatoria celebrada ayer, con las salas llenas, a rebosar. Elsa Punset logró, incluso, la presencia y atención de dos perros, aunque estos fueran lazarillos: Uyana y Jarpo. Los educados canes acompañaban a Pilar Moncayo y Rubén Alesanco, quienes, junto a Delia Cabezón, Rosa Moreno y Carlos Martínez, ocupaban la primera fila, reservada para los miembros de la ONCE.

Hubo también numerosos maestros y profesiones interesados por las palabras de Elsa Punset, como Verónica Pagazaurtundua, Erica López-Angulo, Raquel Aguirre, Laura Lalaguna, Isabel Pisón y Beatriz Lara. Del centro Gonzalo de Berceo de Logroño acudieron Carolina Allo, Elena Fernández y Adela Maldonado. Y de los Salesianos, Héctor Martínez, Marta Rubio y Yasmina Fernández. En 'El libro de las pequeñas revoluciones' Punset trata de mejorar el bienestar emocional «con pequeñas acciones cotidianas al alcance de nuestra mano». En sus manos portaba el libro Rosa María Cazador, acompañada de Sonia Chávarri. Y junto a ellas estuvieron presentes, entre otros, Pablo Sánchez y Consuelo González. Como podían, en el pasillo, estaban sentadas Alicia Murcia y Raquel Triana, y en un lateral, Elena Ramírez y Blanca Ezquerro. Obdulio Pelayo y Gregorio Justa atendieron a lo acontecido, igual que Susana García, Emilia Paniagua y Teresa Beltrán por una parte, y Raquel Carrillo, Elena Dulce, Jesús Ibáñez y Mariví Martínez por otra.