La Rioja

VIVIR PARA GOZAR

Resulta llamativo comprobar cómo en fechas recientes buen número de películas rinden sinceros homenajes a títulos y directores que marcaron un hito en la historia del cine. En 'Viaje a Italia', el prolífico director británico Michael Winterbottom lo hace con la obra maestra de Roberto Rossellini 'Te querré siempre' (1954), donde un matrimonio inglés (interpretado por Ingrid Bergman y George Sanders) viajaba a Nápoles para gestionar una herencia. Una vez allí, lejos de las preocupaciones de la vida diaria en su país de origen, se produce una crisis en la pareja.

En esta ocasión es el tándem compuesto por los humoristas Steve Coogan y Rob Brydon el que recorre algunos de los lugares más emblemáticos del hermoso país trasalpino -Liguria, Toscana, Pompeya, Capri...- con el encargo de seguir una ruta gastronómica y degustar 'spaghetti al frutti di mare', 'mozzarella de bufala' o 'tortellini in brodo'. Lo cual les sirve de pretexto para olvidar sus problemas familiares, siempre desde una perspectiva festiva, en sintonía con el viaje que en su día llevó a cabo a lo largo y ancho de Italia el poeta romántico por antonomasia Lord Byron, al que también se rinde tributo.

Por una vez, el autor de 'Génova' (2008) hace caso omiso del típico humor inglés, siempre tan circunspecto, para escorarse hacia la broma directa, la risa franca, instigado sin duda por el luminoso paisaje y el cálido paisanaje que escoltan las andanzas de ambos protagonistas a orillas del Mediterráneo. Porque estamos ante las vivencias de dos hedonistas, dos seres humanos que avanzan alegres por el esplendor de unas rutas magníficas, con siglos de historia y de belleza, fotografiadas con tino por el camarógrafo James Clarke y ribeteadas por una pimpante banda sonora.

La vida se ha hecho para disfrutarla, parece afirmar Winterbottom, todo lo que se oponga al gozo de vivir es malo.