La Rioja

Los 'van gogh' los tenía la Camorra

Oficiales de la Guardia de Finanzas italiana posan junto a los cuadros recuperados. :: Ciro De Luca / reuters
Oficiales de la Guardia de Finanzas italiana posan junto a los cuadros recuperados. :: Ciro De Luca / reuters
  • Los ladrones fueron arrestados un año después, pero las obras ya las había comprado el clan italiano a modo de inversión

  • Hallan los dos cuadros robados en 2002 del museo de Ámsterdam en casa de un narcotraficante ligado a la mafia

La colaboración de un delincuente arrepentido ha permitido a la Guardia de Finanzas italiana el hallazgo de dos cuadros de Van Gogh en la vivienda de Raffaele Imperiale, un narcotraficante ligado a la Camorra, la mafia napolitana, en una localidad del extrarradio de esta ciudad. 'Paisaje marítimo en Scheveneingen' (1882) y 'Congregación abandonando una iglesia reformista en Nuenen' (1884) habían sido robados en 2002 del museo dedicado al pintor holandés en Amsterdam.

Los ladrones fueron arrestados el año después, pero no aparecieron las creaciones de Van Gogh, que estaban en la lista del FBI de las diez obras robadas de mayor valor. El clan mafioso las compró como inversión a la que dedicar parte de los beneficios obtenidos con la venta de estupefacientes.

Los lienzos se encontraban cubiertos por una tela de algodón en la casa de campo de Imperiale y han sufrido daños menores por no estar conservados de manera adecuada. Las autoridades holandesas esperan poder llevárselos lo antes posible, pero tendrán que esperar a que se cumplan los plazos marcados por la investigación de la Fiscalía.

«Las autoridades italianas nos pidieron que mandásemos un experto del museo para verificar la autenticidad y así pudimos ver que eran nuestros cuadros. No hace falta decir que es un gran día para nosotros», contó el director del Museo Van Gogh de Amsterdam, Axel Ruger, que participó en la rueda de prensa convocada ayer en Nápoles por la Guardia de Finanzas para informar del hallazgo.

Sin poder quitarse la sonrisa de la cara ni un momento, Ruger agradeció «inmensamente» a Italia que hubiera encontrado las pinturas. El propio primer ministro holandés, Mark Rutte, felicitó personalmente a su homólogo italiano, Matteo Renzi, antes del funeral de Simón Peres en Israel, al que ambos asistieron. Renzi también escribió en Twitter: «Muchas gracias a la Guardia de Finanzas por haber recuperado las obras de Van Gogh. Estoy orgulloso de nuestras fuerzas de seguridad».

«Con este hallazgo se confirma que las organizaciones criminales están interesadas tanto en invertir en obras de arte como en financiarse con ellas», comentó el ministro de Cultura italiano Dario Franceschini.

Aunque en un primer momento la Fiscalía italiana consideró las obras recuperadas como de un «valor incalculable», algunos peritos las valoraron de forma conjunta en unos 100 millones de euros. Se desconoce la cantidad que el grupo liderado por Imperiale habría pagado por ellas.

También les fueron decomisadas a los narcotraficantes una avioneta, varias embarcaciones, 49 bienes inmuebles en Italia y 88 cuentas corrientes por un valor superior a los 20 millones de euros. La operación partió de la detención el pasado enero de Imperiale y de otros miembros del llamado 'clan de los secesionistas' de la Camorra. Uno de los arrestados puso a las autoridades sobre la pista de los Van Gogh.

En una rueda de prensa, dirigentes de la Policía italiana confirmaron que la banda de Imperiale contaba con numerosas ramificaciones internacionales y que trabajaba «como una verdadera multinacional, diversificando sus actividades gracias la dinero proveniente del tráfico cocaína».

Por el tejado

Durante el robo de los cuadro, los ladrones subieron al techo del museo, entraron por una ventana y huyeron con una cuerda con los dos cuadros del gran maestro del postimpresionisno. «El valor histórico de estas dos pinturas para nuestra colección es enorme», recalcó el director del museo.

'Paisaje marítimo en Scheveningen' es un lienzo de pequeñas dimensiones (34,5 cm por 51 centímetros) que representa una escena del litoral cercano a La Haya, con un mar bravío y un cielo tenebroso. Algunos de los granos de arena que arrojaba el vendaval mientras Van Gogh pintaba la obra aún se conservan incrustados en el lienzo. «Es una de las dos pinturas con vista al mar que pintó durante los años que vivió en Holanda y constituyen un importante ejemplo temprano de su estilo de pintura», explicó el Museo Van Gogh en un comunicado.

'Congregación abandonando una iglesia reformista en Nuenen', donde oficiaba el padre del artista como pastor, es un lienzo pequeño que Van Gogh pintó para la madre que acaba de romperse una pierna. «En 1885, tras la muerte de su padre, Van Gogh tomó el lienzo y le añadió varios feligreses a la entrada, entre ellos varias mujeres con manto de duelo», explicó el comunicado. Esta obra, además, era la única de toda la colección que mantenía su marco original, manchado de pintura muy posiblemente porque Van Gogh lo empleó para limpiar sus pinceles. Dicho marco, lamentaron los responsables del museo, no ha sido recuperado.