La Rioja

 :: Mercedes Fittipaldi/Fotolia
:: Mercedes Fittipaldi/Fotolia

Consejos para que la piel sobreviva a los excesos

  • Apueste por la nutrición adecuada, suplementos específicos, ejercicio moderado, cuidados cosméticos y la prevención de la enfermedad

  • Es necesario compensar y recuperar el equilibrio para preservar la salud

Tras los excesos del verano y los sanmateos, viene el momento del cuidado y la reparación, si queremos que nuestra piel sobreviva al verano (sol, etc.) y a las fiestas mateas (alcohol, poco descanso, etc.), les voy a proponer un decálogo de cuidados saludables, que si los cumplen, compensarán el exceso.

No podemos olvidar que la piel es un órgano vivo, activo, en constante cambio, que no sólo nos protege del medio ambiente, sino que nos relaciona con nuestro entorno. Los malos hábitos alimenticios, el alcohol, el tabaco, la falta de descanso... contribuyen a la formación de radicales libres. Los radicales libres son parte responsable del deterioro de los órganos a lo largo de la vida y, entre estos órganos, de la piel. Tras los excesos, hay que compensar, hay que recuperar el equilibrio necesario para preservar la salud. Nutrición adecuada, suplementos específicos, ejercicio físico moderado, cuidados cosméticos, actitud positiva y prevención de la enfermedad.

Hay que volver a la alimentación sana y equilibrada. No olvide que DIETA significa en griego «arte de vivir». Haga una alimentación basada en la dieta mediterránea pero hágala como una forma de vida, no solo puntualmente, para adelgazar, sino porque le gusta cuidarse. Haga una alimentación rica en cereales integrales, verduras, frutas, un buen aceite de oliva, lácteos, pescado rico en grasa, carbohidratos de bajo índice glucemico y proteínas no grasas. Haga una siesta a su gusto y la piel y su cuerpo pronto lo notarán.

Los antioxidantes ayudan a neutralizar los efectos negativos de los radicales libres sobre la piel. Tras periodos de excesos conviene tomar temporalmente, prescrito por el dermatólogo, suplementos de vitaminas y minerales a base de vitamina C, E y beta carotenos, si fueran necesarios. Utilizar cosméticos específicos para cada tipo de piel, para limpiar, hidratar y tratar.

Déjese aconsejar por su dermatólogo. No haga autotratamiento. Él le prescribirá los cuidados y tratamiento que necesite su piel, previo un estudio y el diagnóstico adecuado.

Beber de 6 a 8 vasos al día de agua, acompañando a las principales comidas. Preservar la piel de la deshidratación es conservar su resistencia a las infecciones e irritaciones y mantener su aspecto, elasticidad y luminosidad. La piel se hidrata desde el interior y desde el exterior.

Es el momento de recuperar su hábito saludable de ejercicio físico, de acuerdo a su edad, estado de salud y sus gustos personales por uno u otro tipo de deporte.

En el ejercicio físico es necesario, como en el tipo de vida saludable, ser constante. Unas personas necesitarán un ejercicio físico más intenso, otras, más moderado. Pida consejo a su médico de familia o médico deportivo. Mejor poco y moderado, que intenso y a días. Es lo que observaron investigadores de la Universidad de Ontario (Canadá). La piel mejoró.

Pero también es muy importante el descanso y dormir bien, entre 7 y 8 horas de sueño. Dormir mal pasa factura también a la piel, que presenta pronto signos de envejecimiento prematuro y una menor capacidad para recuperarse de la exposición solar.

Limpieza e hidratación

No olvidar nunca que el cuidado de la piel se inicia con una correcta limpieza e hidratación por la mañana y por la noche. Su dermatólogo le aconsejará en su caso los productos adecuados. La hidrantante de la mañana debe llevar siempre factor de protección solar. Todas las pieles, incluso las grasas, deben de ser hidratadas. Las pieles grasas, con hidrantes oil free y las pieles secas, con hidratantes especiales para ellas. Si usted tiene una piel sensible, atópica o seborreica, elija muy bien su hidratante. Por la noche limpie su piel. No se acueste nunca sin desmaquillarse.

Un gran cosmético facial es un buen protector solar. Recibimos rayos ultravioleta en cualquier período del año al realizar actividades al aire libre.

En general la correcta protección solar nos permitirá realizar cualquier tipo de actividad. Cosméticos de última generación combinan protección solar moderada o alta junto a elementos que hidratan o nutren la piel.

Recupere los hábitos de descanso y ejercicio moderado y constante. Realice al menos una evaluación anual de su salud y los chequeos específicos que se recomiendan según edad y sexo.

Los dermatólogos, médicos especiales de las alteraciones y enfermedades de la piel y el pelo, debemos revisar la piel al menos una vez al año.