La Rioja

La odisea en el espacio de Rosetta terminará con suave impacto en el cometa

bruselas. Un impacto controlado que la dejará posada para siempre sobre el cometa 67P pondrá fin el próximo viernes a doce años de odisea espacial de la sonda europea Rosetta. La Agencia Espacial Europea (ESA) dará por concluida la misión no bien Rosetta aterrice en el cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko (conocido como «Churi»), donde le espera, inerte, su robot de exploración Philae.

La maniobra de aproximación comenzará el jueves a las 20:50 GMT (21:50, hora española), cuando el centro de control enviará desde la Tierra, a más de 700 millones de kilómetros de distancia, la instrucción a Rosetta de que comience su descenso.

Impactará con él el viernes hacia las 12:20 GMT (13:20, hora española) a una velocidad de 90 cm/s -es decir, la de una persona caminando- tras recorrer 19 kilómetros de distancia que la separan de este cometa de unos 4 kilómetros de diámetro.

Aunque es posible que la sonda sufra daños por el choque, «no se va a estrellar, se va a posar suavemente», explica Francis Rocard, responsable del programa espacial francés CNES. «Tampoco va a deshacerse en mil pedazos», aclara. En el camino tomará fotografías y realizará diversas observaciones -inéditas en un cometa a tan corta distancia- antes de aterrizar.