La Rioja

Rocío Piloñeta posa en las instalaciones de Diario LA RIOJA, donde trabaja como becaria. :: díaz uriel
Rocío Piloñeta posa en las instalaciones de Diario LA RIOJA, donde trabaja como becaria. :: díaz uriel

'Dale al like', un proyecto ganador

  • El 'talent show' ideado ha obtenido los galardones 'Eiken' y 'Talent Day', el último de ellos concedido por el Festival de Televisión de Vitoria

  • La joven logroñesa Rocío Piloñeta gana dos premios con el trabajo de fin del grado superior de Imagen y Sonido

Rocío Piloñeta asegura que si su programa 'Dale al like' se emitiera en televisión, lo vería. El proyecto, realizado junto a sus compañeras del grado superior de Imagen y Sonido en el instituto Mendizabala de Vitoria, Ane García y Janire Palacios, es un 'talent show' con el que primero merecieron el premio 'Eiken' y, después, obtuvieron el galardón 'Talent Day', concedido dentro del Festival de Televisión de Vitoria. En total, Rocío Piloñeta y sus compañeras han ganado cinco meses de formación audiovisual y 2.000 euros en metálico.

Esta logroñesa de 24 años, licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por el campus de Segovia de la Universidad de Valladolid, realiza actualmente las prácticas en el área multimedia de Diario LA RIOJA. 'Dale al like' fue, en realidad, un trabajo de clase que evolucionó hasta convertirse en el proyecto de final de curso del grado superior de Imagen y Sonido que ha finalizado este mismo año. «Los profesores opinaron que estaba muy bien (nos pusieron un 10) y nos animaron a que lo presentáramos al concurso de Eiken», recuerda Rocío Piloñeta.

Debían crear un proyecto audiovisual, con presupuesto incluido. «'Dale al like' es un 'talent show', la unión de un concurso y un 'reality', en el que participarían seis personas que quisieran ser 'youtubers'», explica Rocío. Para concursar habría algunos condicionantes, como tener menos de mil seguidores ya en redes sociales «para que fuera más o menos justo», defiende Rocío. Durante mes y medio, al estilo de 'Gran hermano' y 'Operación triunfo', los concursantes convivirían en una casa recibiendo clases de edición de vídeo, grabación, iluminación, expresión verbal y corporal...

Cada participante debería realizar un vídeo a la semana y los profesores valorarían su trabajo, nominando a los autores de los dos peores como candidatos a ser eliminados del concurso. Los vídeos sólo se podrían ver a través de Internet y los espectadores podrían valorarlos por medio de los 'likes', de modo que, de los dos nominados, sería expulsado el que menos votos hubiera obtenido por parte del público.

«Lo que se pretende es que los participantes no sólo fueran 'youtubers' que tuvieran gracia sino que realizaran contenidos de calidad y para eso tendrían que manejar bien las técnicas», advierte Rocío. Ella misma se confiesa seguidora de muchos 'youtubers', aunque sus compañeras no tanto. «Pensamos en que lo que mejor funciona es un 'reality' y que los consumidores son jóvenes, y como estos también ven Internet, nos decidimos por este formato», argumenta Rocío. El buen resultado del trabajo realizado les empujó a presentarse primero al Premio Eiken y, después, al 'Talent Day' del Festival de Televisión de Vitoria. Ahora Rocío Piloñeta iniciará cinco meses de prácticas en una productora audiovisual de Vitoria.