La Rioja

La joven valenciana podrá ir al instituto con el 'hiyab' cubriéndole la cabeza

La joven valenciana Tarak Rejeb hace declaraciones ante la prensa. :: Manuel Molines
La joven valenciana Tarak Rejeb hace declaraciones ante la prensa. :: Manuel Molines
  • La Conselleria elaborará una normativa sobre la forma de vestir del alumnado para fomentar la convivencia y la diversidad cultural

Tarak Rejeb podrá volver hoy a su clase en el Instituto José Benlliure de Valencia para continuar con sus estudios de Formación Profesional en Turismo. Desde el 8 de septiembre, fecha en la que comenzó el curso, la joven estudiante no ha podido acudir por prohibición expresa de la dirección del centro al negarse a quitarse el 'hiyab' por motivos religiosos. Tras el acto de presentación celebrado ese día, el director del IES le dejó claro que si quería seguir en el centro tenía que ir sin hiyab. Ella se negó alegando sus derechos religiosos. Según explicó Rejeb, el director le dio tres opciones, cambiarse de centro, dejar el instituto o ir sin hiyab. Añadió que no era un problema de discriminación religiosa sino que así aparecía contemplado en el reglamento interno del centro.

Recordó a la alumna de 22 años, que estudia un módulo de formación de grado superior de Turismo, que ya se habían dado en ese mismo centro otros tres casos similares de alumnas con 'hiyab' en los últimos años, una de las cuales se tuvo que dar de baja del instituto y otra terminó por quitárselo.

La Conselleria de Educación ayer dejó las cosas bien claras. Enmendó la posición adoptada por el centro educativo y autorizó a la joven a acudir a las clases con esta prenda. Tarak espera poder regresar hoy mismo a clase tras perder casi dos semanas por esta polémica. «La administración educativa ha garantizado el derecho a la enseñanza de la alumna y podrá asistir con el hiyab al centro a todas las clases lectivas», explicó en un comunicado el departamento que dirige Vicent Marzà.

Ya desde el primer momento la Conselleria de Educación procuró distanciarse de la posición tomada por el centro educativo y vino a recordar que la prohibición de llevar tocados, gorras, gafas de sol u otras prendas que impidan la identificación del alumno nada tenían que ver con la simbología religiosa. La joven es española y siempre ha estudiado en centros de este país. Hasta ahora no había tenido problemas para acudir con el hiyab. De ahí su sorpresa. «No me lo esperaba», señaló.

Educación agregó que «son necesarias todo tipo de herramientas para fomentar la convivencia y la diversidad cultural» y que revisará las normas sobre vestimentas para evitar polémicas.