La Rioja

El hotel Marqués de Vallejo inaugura el proyecto 'AnimArt' en su 'Espacio Gastro1911'

Dos mujeres contemplan algunas de las obras expuestas. :: DÍAZ URIEL
Dos mujeres contemplan algunas de las obras expuestas. :: DÍAZ URIEL
  • El artista riojano Javier Remírez de Ganuza es el primero que expone en este «punto artístico dentro de la ciudad»

LOGROÑO. El hotel Marqués de Vallejo de Logroño inauguró oficialmente ayer su proyecto 'AnimArt', cuya denominación hace referencia a «un cuadro que presidía la entrada de la que fue la primera posada ubicada en este espacio y que representaba las ánimas del purgatorio». 'AnimArt' es «una cita exclusiva» que se celebrará a lo largo de diferentes meses del año en los salones del hotel y que combinará arte, enología y gastronomía en el 'Espacio Gastro1911'.

Para inaugurar el evento el artista riojano Javier Remírez de Ganuza expone una veintena de cuadros hasta el 1 de octubre y ayer mismo el bodeguero Fernando Remírez de Ganuza ofreció para catar su nuevo vino Viña Coqueta, además de poder degustar las tapas elaboradas por la cocina del hotel Marqués de Vallejo. Ejerció de presentador del acto inaugural celebrado ayer el empresario y presidente de la Federación Riojana de Empresarios, Jaime García-Calzada, quien valoró que nazca «un punto artístico dentro de la ciudad», en comunión con la gastronomía, y todo dentro de un hotel. Fernando Remírez de Ganuza presentó el vino Viña Coqueta que el medio centenar de asistentes al acto pudo probar. «Es de una viña especial, con una etiqueta diseñada por Javier, de una sola finca, con una buena uva y hecha con cariño», explicó el bodeguero de Samaniego.

Paz Villar, gerente del hotel, anunció que «tratamos de dar a conocer un espacio, 'Gastro1911', y comenzamos con la idea de dar servicio a nuestros clientes, pero luego pensamos en por qué no abrirnos a la calle, ya que estamos en el centro y contamos con una fachada protegida, recientemente rehabilitada». Paz Villar reconoció que el hotel Marqués de Vallejo, situado junto a la calle San Juan, se encuentra «en un lugar en el que la oferta sobra, pero nuestra oferta es singular». Valga como ejemplo que uno de sus espacios, la biblioteca, funciona como recogido comedor reservado.

Además, Villar destacó la obra expuesta de «un artista maravilloso», Javier Remírez de Ganuza, de quien admiró «su color, su vida y poso humano que tanto transmite».