La Rioja

Renée Zellweger
Renée Zellweger

«Me quemé trabajando sin descanso durante una década y me olvidé de vivir»

  • La actriz Renée Zellweger regresa a la cartelera con 'El bebé de Bridget Jones', que se estrena este viernes en las salas de cine españolas

LOS ÁNGELES. Tras seis años alejada de la gran pantalla, la actriz Renée Zellweger vuelve a la cartelera con la película 'El bebe de Bridget Jones'. Con un notable cambio físico -que algunos atribuyen a la cirugía estética-, Zellweger regresa con un personaje que interpreta por tercera ocasión en su carrera. La película muestra a Jones confundida, atrapada entre dos hombres, Mark Darcy, encarnado de nuevo por Colin Firth, y Jack, a quien da vida Patrick Dempsey que sustituye al actor Hugh Grant en la saga. Durante el tiempo que ha estado retirada del cine la actriz ha rehecho su vida, se ha comprado una casa en Santa Mónica junto a su pareja, el músico Doyle Bramhall, y ha empezado a estudiar una carrera universitaria.

Regresa a la gran pantalla después de haber estado seis años lejos de los estudios de rodaje.

Necesitaba un tiempo para recapacitar, para dedicar a mis amigos, a mi familia, a mí misma. Durante este tiempo he estado estudiando, dedicándome a otros aspectos del proceso de filmación que no necesariamente implican estar delante de la cámara. Creo que me quemé, fue una década trabajando sin descanso, de rodaje en rodaje y me olvidé de vivir. Puede sonar cursi, pero es exactamente lo que me ocurrió.

¿La fama le incomoda?

Es parte de mi trabajo. Sin embargo, es lo que peor llevo. Hay muchas formas de afrontar esta profesión. Soy de la opinión de que hay que mantener el misterio y no diseccionar tu vida frente a la opinión pública. Yo no comparto mi vida en las redes sociales ni me interesa hablar de nada más que de mis películas.

¿Disfrutó de su tiempo lejos del cine?

Sí, pero no diga que me retiré porque no fue así. Me di un tiempo para recapacitar, para explorar otras áreas. Me dediqué a escribir, a producir y a vivir.

¿Qué le ha hecho volver al cine? Estaba lista, preparada para volver. La interpretación es un medio creativo que me alimenta. Necesitaba regresar. Cuando me dijeron que tenían un nuevo guión de Bridget Jones, me entusiasmé.

¿Qué significa para usted interpretar por tercera ocasión en su carrera a Bridget Jones?

Es un territorio familiar que por muchas razones requiere una preparación física. Me gusta explorar su psique, sus decisiones, cómo ha evolucionado en estos años, cómo ha crecido.

¿Bridget Jones se suma a la lucha feminista?

A su manera. Pero es cierto que hay una conversación diferente. Pertenezco a una generación que no tuvo que luchar por sus derechos. Sin embargo, necesitamos masticar esa idea de las expectativas creadas alrededor de las mujeres, especialmente de las trabajadoras con poder e influencia. Las nuevas generaciones quieren romper unas barreras distintas a las nuestras.

Bridget, a sus cuarenta años, tiene dos hombres, un bebé y un dilema.

Ja, ja. Sí. Creo que muchas personas se pueden sentir identificadas con Bridget, con su humanidad, con su pureza e ingenuidad. Nunca se me pasó por la cabeza que podía despertar un enfoque diferente en torno a la paternidad. El personaje sigue siendo vibrante y actual.

¿En qué se identifica con Bridget?

Sobre todo con sus fallos y errores, En esa increíble torpeza para tropezarse y caerse, para avergonzarse y salir airosa porque no le importa demasiado lo que piensen los demás. Digamos que en parte me siento responsable de ella.

Patrick Dempsey es el chico nuevo de la historia.

Sí, es fabuloso, es un hombre encantador y muy profesional. La verdad es que lo hemos pasado muy bien juntos, aunque es imposible verle fuera de los rodajes porque siempre está en alguna carrera de coches. [Se ríe].

Si pudiera elegir, ¿a quien prefiere? ¿A Mark Darcy o a Jack?

No elegiría en la vida, los dos hacen que la historia sea real.

A título personal, ¿qué descubrió de sí misma en el tiempo que estuvo lejos?

No te lo puedo decir, es demasiado personal. Pero estoy orgullosa de este momento en mi vida porque tengo salud, acabo de terminar Bridget y voy a comprarme un coche nuevo.

¿Cómo es su relación con las redes sociales?

No me gustan, no tengo ninguna relación con ellas. No me motivan. Hay incontables fuentes de información que considero muy cuestionables. Aprecio su valor como herramientas políticas, de comunicación, de educación, pero también sirven para crear estereotipos negativos, para atacar y especular.