La Rioja

El periodista y escritor vasco Fernando Goitia.
El periodista y escritor vasco Fernando Goitia. / antón goiri

«Más que los motivos, me interesa el camino que lleva a alguien a matar»

  • Fernando Goitia

  • Escritor y periodista

  • Tras un año en el universo digital, ve la luz en papel 'La sacudida', una novela con tintes negros, humor cáustico y el dilema de discernir entre víctimas y verdugos

Como buen periodista, Fernando Goitia (Bilbao, 1969) apenas precisa de unas líneas para avanzar el argumento de 'La sacudida'. «Es la historia de dos asesinos -un etarra arrepentido que traiciona a los suyos y un exguerrillero hondureño-nicaragüense reconvertido en sicario- cuyas vidas se cruzan en pleno huracán Mitch sin saber que comparten esa condición y que están condenados a enfrentarse». Como buen novelista en ciernes, Goitia celebra la publicación de su primer libro en papel, tras el interés suscitado por esta obra en las plataformas digitales durante más de un año (se publicó por SB-ebooks en el 2015 y ahora lo hace Ediciones B).

El escritor vasco, y jefe de actualidad en XL Semanal, traslada a las páginas de 'La sacudida' su experiencia en Nicaragua, donde trabajó como periodista y cuyas crónicas sobre los estragos del huracán Mitch, que escribió para El País, le hicieron merecedor del Premio Iberoamericano de Periodismo Fernando Lázaro Carreter.

-¿Da el mismo valor al formato papel que al digital?

-Sí, además me parecen compatibles. Por ejemplo, yo viajo mucho y hacerlo con un libro de seiscientas páginas es muy incómodo. Además, ahora hay algunos libros que salen en ambos formatos por el mismo precio. Personalmente disfruto más leyendo en papel, pero el E-reader también es muy útil. Hay muchos lectores potenciales que me han dicho: «cuanto tengas la novela en papel te la leo», y no sé si lo conseguiré.

-La versión en papel que hoy sale a la venta ¿ha cambiado algo respecto a la digital?

-Han cambiado cosas, pero no tiene que ver con los formatos sino con cuestiones de ritmo, de dicción... Como soy periodista tengo esa deformación y no tengo ningún reparo en cambiar cosas para mejorarlas.

-¿Cómo ha evolucionado 'La sacudida' desde que la escribió, hace ya cuatro años?

-Sí que ha cambiado, además yo viví en Nicaragua durante tres años y cubrí el huracán Mitch para El País. En la primera versión que escribí había muchas cosas de periodista, como un exceso de actualidad sobre aquel país, entonces centrada en los políticos, en los gestores de la ayuda humanitaria...; disquisiciones más desde el punto de vista del autor que de los personajes de la novela. Y a partir de ahí la fui puliendo para que se centrara realmente en la acción y sus protagonistas, porque cuento el desastre desde el punto de vista de los dos personajes principales, que se alternan la narración de la historia.

- Deduzco que le resulta complicado diferenciar sus roles de periodista y de novelista.

-Ahora ya no. Esta novela es lo que me ha enseñado, a separar el periodista del escritor, aunque algunas partes de periodista tiene porque, al fin y al cabo, uno de los personajes es un fotorreportero.

-Su experiencia personal y profesional en Nicaragua es la que sustenta esta novela. Sin embargo no le interesa tanto hablar de este país como reflexionar sobre la violencia, sobre los motivos para matar. ¿Se puede llegar a entender esos motivos?

-Más que los motivos, me interesan los mecanismos que llevan a esa acción. Cuando alguien asesina o comete un acto violento siempre hay un proceso que te lleva hasta ahí. Yo no trato de justificar ni de razonar esos motivos, sino que me interesa cómo se ha llegado a eso, a matar; me interesa cuál es el proceso personal, traumas, las relaciones familiares y con el entorno... el camino para acabar un día apretando un gatillo o poniendo una bomba.

-Y para ello ha elegido dos personajes que no le son ajenos.

-Surgieron así, supongo que porque es lo que uno vive. Me he criado en el País Vasco en los años más duros del terrorismo y he crecido en medio de ese ambiente, banalizando y naturalizando la violencia como si fuera parte del cotidiano. Rodeado de gente que justificaba e incluso aplaudía los asesinatos; o de copas el fin de semana por Bilbao mientras unos estaban quemando autobuses en la calle de al lado, y la policía lanzando pelotas de goma y botes de humo... Es una película un poco surrealista.

-El largo proceso que ha precedido a la publicación de 'La sacudida', ¿le ha desanimado para sucesivas novelas?

-No, de hecho empecé con otra antes de firmar el contrato con Ediciones B. La acción transcurre en Bilbao y la idea que me llevó a escribirla es cómo la violencia y la política son capaces de destruir las familias y enfrentar a sus miembros, lo que viene a ser el subtejido social. Ocurre en Bilbao en los años 60, una época que tengo muy marcada porque la primera veintena de mi vida transcurrió en Bilbao. El abertzalismo me rodeaba y, al final, tener que tomar posiciones sobre esas cuestiones ha sido una obligación desde niño. Y para mí fue algo muy fuerte.

-Veo que su experiencia vital y personal está muy presente en su obra literaria.

-Quizá también porque son las primeras novelas que estoy escribiendo y son los temas que siempre he tenido alrededor y me han rondado por la cabeza. Después no sé sobre qué escribiré.