La Rioja

Logroño se enfrenta a su pasado

Jesús Rodríguez Rocandio, en la Casa de la Imagen, en el montaje de la muestra 'Logroño espejo'.
Jesús Rodríguez Rocandio, en la Casa de la Imagen, en el montaje de la muestra 'Logroño espejo'. / Juan Marín
  • Seis alumnos de Fotografía revisitan en la muestra 'Logroño espejo', en la Casa de la Imagen, estampas capitalinas de antaño en las que subyace una dura crítica contra el urbanismo feroz

Tan sólo en contadas ocasiones se puede apreciar con claridad cómo cambian las ciudades a lo largo de su historia. La lentitud que caracteriza a las transformaciones urbanísticas no contribuye a que se pueda emitir un juicio de valor sobre la conveniencia de las mutaciones sobre el perfil urbano.

Sin embargo, en el caso de Logroño, dicha oportunidad toma cuerpo gracias al trabajo que los alumnos del Curso Superior de Fotografía de la Casa de la Imagen han desempeñado como proyecto de fin de curso.

Siguiendo la privilegiada pauta del Archivo Histórico de la Casa de la Imagen y bajo la dirección y coordinación de Jesús Rodríguez Rocandio nace el proyecto 'Logroño Espejo', que aglutina en una exposición más de un centenar fotografías, antiguas y modernas, en las que se palpan las modificaciones que ha sufrido Logroño en algo más de un siglo.

El contraste es apabullante, a juzgar por los 'desmanes' urbanísticos que se han perpetrado en la capital riojana. Y no ahorra comentarios Rocandio en su valoración: «El cambio es escalofriante, sobre todo cuando se contemplan todas las fotografías juntas». «Ha ido a peor claramente, con una responsabilidad de todos, no sé quién tiene la culpa, porque ha habido Ayuntamientos de todos los 'colores', pero el empeoramiento es innegable», dice mientras ejemplifica «el claro destrozo de El Espolón». «Lo que era una plaza típica de esquina, de ahí su nombre, con edificios del siglo XIX de un máximo de cuatro plantas, ha perdido la escala y ha quedado arrinconada por construcciones más altas y modernas; ha perdido la magia que tenía esa plaza y se ha convertido en una especie de patio», explicita, y añade que hasta la estatua del Espartero es «más pequeña: antes 'reinaba' en lo que parecía un bosque de árboles; y ahora queda empequeñecida y rodeada por los edificios». O «las desaparecidas fuentes de la plaza del Mercado...», cita Rocandio para aseverar que, con intervenciones así, «le han robado parte del alma a la ciudad».

Con sentido crítico

La muestra «trata de llamar la atención sobre el feroz urbanismo de las ciudades, que todavía sigue haciendo de las 'suyas'», remata Rocandio, que destaca con satisfacción que este proyecto desborda espíritu crítico: «El sentido crítico hacia los desastres urbanísticos está implícitamente presente a lo largo de todo este proyecto».

La muestra recoge imágenes del Logroño pretérito de artistas locales de varias épocas, como Esteban Chapresto, Teo Martínez o Víctor Lorza, con otros como el calagurritano Ángel Bella, o el jarrero Ricardo Donézar. Con dichos mimbres, seis alumnos de la Casa de la Imagen han reinterpretado los mismos rincones, las mismas vistas... con los ojos (y los objetivos) del 2016. Además del trabajo de 'refotografiar' los enclaves ya visitados por los antiguos, los pupilos de Rocandio han tenido que realizar una ardua tarea de selección y edición fotográfica, pues aunque en un inicio cada alumno escogió cuarenta estampas del Archivo para elaborar su propia visión, finalmente son 108 las estampas expuestas.

Como explica el director de la Casa de la Imagen, «algunos han dado una visión más personal de las fotos y otros se han volcado más en hacer una transcripción más literal de las imágenes originales, otorgando más valor a la ubicación de la cámara, el tipo de objetivo... para aportar la visión del cambio urbanístico y social de la ciudad». De hecho, el proyecto partía de la base de que «no valen las imágenes aisladas, necesitan el contexto de las antiguas».

«Lo más difícil ha sido recrear la perspectiva de las imágenes antiguas», remarca Rocandio, que añade que «aunque mucha gente cree que la perspectiva viene dada en la fotografía, no es cierto; es dificilísimo recrearla de la misma forma que se hacía entonces, pero con diferentes herramientas».

La exposición 'Logroño espejo' se inauguró este martes por la tarde en la Casa de la Imagen, con una fiesta de apertura de curso en la que no faltará la música en directo.