La Rioja

La diócesis prepara el nuevo curso

Un momento de la procesión por el exterior de la iglesia del Monasterio. :: p.j.p.
Un momento de la procesión por el exterior de la iglesia del Monasterio. :: p.j.p.
  • Retomar la evangelización, concluir los actos del Año de la Misericordia y optimizar la labor de los sacerdotes, en la agenda de este año

  • Valvanera acogió los actos del Día de la Diócesis presididos por monseñor Carlos Escribano

El Santuario de Valvanera acogió ayer la celebración del Día de la Diócesis, así como la presentación del Plan de Acción Pastoral para el próximo curso, que se inicia ahora. Junto al obispo de La Calzada-Calahorra y Logroño, monseñor Carlos Escribano, que se estrenaba ayer en esta jornada, a la celebración acudieron numerosos fieles, que participaron activamente en los actos programados.

En primer lugar, el paso por la Puerta de la Misericordia para poder ganar la indulgencia jubilar y posteriormente en las confesiones y rezo del rosario que se celebraron en el interior de la iglesia.

A las doce y media, acompañado por numerosos sacerdotes y por los Caballeros de Valvanera, Escribano inició la misa, en cuya homilía dio cuenta del contenido del Plan de Acción Pastoral preparado en colaboración con la Vicaría que dirige el sacerdote Abilio Martínez Varea.

Según explicó a los feligreses, la primera labor que se desarrollará en la diócesis será el desarrollo de dos exhortaciones del Papa Francisco. Por un lado, la profundización de la 'Evangelii gaudium', que invita a la evangelización «con nuevos bríos» y, por otra, la 'Amoris laetitia', sobre el matrimonio y sobre la familia, para ver qué pastoral se desarrollará desde la diócesis «sobre las familias que están estructuradas y sobre los matrimonios que se han roto».

Año de la Misericordia

La segunda línea de trabajo este próximo curso está relacionada con la conclusión del Año de la Misericordia, que finalizará el 20 de noviembre en la concatedral de La Redonda con una celebración. También se realizará una pequeña exposición sobre las obras de misericordia, en el claustro de Palacio, en Logroño, así como otras pequeñas actuaciones. Por último, una tercera línea contabilizará los sacerdotes de la diócesis y tratará de formar grupos de parroquia, con la colaboración de religiosos y seglares.

Tras la misa se llevó a cabo la procesión por la explanada trasera del monasterio y al regresar al interior de la iglesia, el obispo impartió la tradicional bendición a todos los asistentes.