La Rioja

Intervención artística del australiano Guido Van Helten en las bodegas Solar de Samaniego, en Laguardia. :: justo rodríguez
Intervención artística del australiano Guido Van Helten en las bodegas Solar de Samaniego, en Laguardia. :: justo rodríguez

La monumental historia del vino

  • La obra del australiano está elaborada sobre siete depósitos de hormigón de más de diez metros de altura

  • El artista Guido Van Helten elabora un gran mural en la bodega Solar de Samaniego

Laguardia. Detrás de la elaboración de toda botella de vino existe una historia, la de las personas que trabajan y rodean el sector vitivinícola. Ésa es, precisamente, la esencia que ha querido captar el artista Guido Van Helten en la intervención monumental que ha realizado en el interior de la bodega Solar de Samaniego, de Laguardia.

Usar la palabra 'monumental' para definir la obra del australiano no resulta una exageración, ya que está realizada sobre unos depósitos de hormigón de más de diez metros de altura. «Nuestro objetivo era recuperar un patrimonio vitivinícola de los años setenta y transformar, a través del arte, un espacio industrial», indica César León, director creativo del grupo Solar de Samaniego.

Con ese propósito en mente, los responsables de la bodega se pusieron en contacto con Van Helten, que anteriormente había realizado murales de gran tamaño en lugares tan dispares como Chernóbil o Islandia. «Aquí se encontró con una dificultad», recalca León. «Tenía poca distancia entre los depósitos para obtener perspectiva», añade. Un hecho que al australiano no le echó para atrás. Ni mucho menos.

Van Helten se acercó a Laguardia y, durante la primera parte del proceso creativo, se dedicó a buscar a las personas adecuadas para ocupar cada uno de los siete depósitos de hormigón sobre los que posteriormente iba a realizar su intervención. «Buscaba gente del entorno que, a su entender, transmitiera verdad», relata el director creativo de Solar de Samaniego.

Los buscó y los encontró. Quedaba, eso sí, la parte más complicada: la composición. Cómo unir los siete personajes para formar una historia. «Para lograrlo, no comenzó por el primer depósito para acabar con el último, sino que fue pintándolos de manera desordenada», explica León. Utilizando una técnica mixta de pintura con brocha y con spray sometido a baja temperatura para eliminar la presión, Van Helten fue dando forma a su idea hasta conseguir el propósito deseado. La historia arranca con una mano que acaricia un papel. «Es el comienzo de todo proceso creativo y puede parecer que dicha mano está palpando un folio o la etiqueta de una botella», cuenta León. Después aparece la figura de un trabajador de la bodega escribiendo y la de una vecina de Laguardia cogiendo un puñado de tierra.

El cuarto y el quinto depósito, mientras, están protagonizados por dos personas que pasean por el viñedo y en el sexto (y último que pintó Van Helten) se ve a una camarera de Logroño con la botella en la mano. La séptima imagen, la única con la mirada hacia arriba, es la del enólogo, satisfecho en el final del proceso.

La obra, ubicada en el espacio Medio Millón, ya puede ser admirada por los visitantes de la bodega y queda encuadrada dentro del programa 'Beber Entre Líneas' con el que los responsables de Solar de Samaniego buscar unir el mundo del vino con el de la literatura.