La Rioja

Un fármaco experimental cura la malaria con una sola dosis

Un equipo de investigadores del Broad Institute -un centro compartido entre la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)- ha desarrollado un fármaco experimental que puede revolucionar el tratamiento de la malaria, una de las enfermedades infecciosas que más muertes provoca en el mundo. Se trata de una combinación de distintas moléculas que, con una sola dosis que se toma por vía oral, es capaz de eliminar este parásito del cuerpo y prevenir tanto sus consecuencias cuando ya se ha producido la infección como el contagio cuando llega la picadura del mosquito. De momento solo lo han probado en ratones, aunque esperan que la comunidad científica utilice sus resultados para crear antimaláricos que obtengan los mismos efectos con humanos.

El hallazgo no solo abre la puerta a crear un tratamiento más efectivo contra la malaria, una enfermedad que provoca más de 600.000 muertes al año, sino también a mejorar la prevención y el tratamiento en las zonas del planeta donde este parásito es endémico.

Los medicamentos disponibles en la actualidad tienen una efectividad parcial porque atacan solo una de las etapas del desarrollo de la malaria. Además, todos exigen tomar pastillas cada día para mantener la protección. Son, en definitiva, una solución cara y difícil de implementar. Aunque ha habido avances, tampoco se ha encontrado una vacuna que permita inmunizar a poblaciones de forma generalizada. Este nuevo fármaco, de mostrar la misma efectividad en humanos que en ratones, podría solucionar todos estos problemas de una tacada.

«Nuestro compuesto ataca todas las etapas de la infección de la malaria», explicó Nobutaka Kato, coautor del trabajo. «El parásito primero ataca al hígado, luego pasa a la sangre y después a una etapa de contagio. Nuestro fármaco ataca a las tres etapas, algo poco habitual en los desarrollos farmacéuticos».

El trabajo, todavía en sus primeras fases y financiado por la fundación Bill y Melinda Gates, sale publicado hoy en la revista Nature.