La Rioja

Niños salvadoreños en una guardería de Aldeas Infantiles. :: efe
Niños salvadoreños en una guardería de Aldeas Infantiles. :: efe

Aldeas Infantiles gana el Princesa de Asturias de la Concordia por su atención a los niños

  • La organización humanitaria, fundada hace más de 70 años, procura un hogar estable a menores huérfanos y abandonados

Aldeas Infantiles obtuvo ayer el Premio Princesa de Asturias de la Concordia «por su contribución, durante más de setenta años y en 134 países, a la protección de los niños». El acta del jurado argumenta que la ONG se rige por principios que «cobran aún mayor vigencia en momentos en los que los conflictos internacionales ponen en especial riesgo a los más vulnerables».

La entidad distinguida es una organización privada de ayuda a la infancia cuya misión es ofrecer a los niños una familia, un hogar estable y una formación adecuada. Fue fundada en 1949 tras la II Guerra Mundial por Hermann Gmeiner, quien creó la primera aldea en Imst (Austria). Actúa como una federación de asociaciones nacionales y está presente en 134 países y territorios. Su actual presidente es el indio Siddhartha Kaul. En España desarrolla su labor desde 1967, aunque se constituyó oficialmente en 1981.

Con la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas como guía, Aldeas Infantiles SOS fue pionera al trabajar con niños huérfanos y abandonados, para los que construye un entorno familiar en cuyo seno el menor tiene la oportunidad de crear lazos afectivos y desarrollarse integralmente como persona hasta la edad adulta.

Cada Aldea Infantil está compuesta por varios hogares en los que viven las denominadas 'Familias SOS', formadas por una madre o padre o incluso ambos, que conforman un entorno en el que procuran que los menores se sientan respetados, queridos y protegidos, como si estuvieran en su propia casa. En el proceso de acogida, los grupos de hermanos biológicos siempre se mantienen unidos. Cada aldea está dotada de un equipo de educadores, psicólogos y otros profesionales que proporcionan la ayuda necesaria para conseguir el mejor desarrollo de cada niño acogido, a través de la atención personalizada. Aldeas Infantiles SOS también trabaja en el fortalecimiento de familias vulnerables, de manera que puedan atender adecuadamente a sus hijos.

En el mundo existen más de 570 aldeas infantiles que atienden a más de 58.880 niños, y más de 1.880 centros -entre residencias de jóvenes, colegios y hospitales-, así como programas desarrollados por la organización, que se ocupan de más de 490.000 niños, jóvenes y adultos. En su larga historia ha ofrecido más de 943.000 tratamientos médicos en sus 76 hospitales. Por añadidura, su programa de atención de emergencias ha tenido más de 725.000 beneficiarios en todo el mundo.

La organización se pone en marcha en situaciones de crisis o catástrofes para dar cobijo a los menores afectados. Así, en 2013, la ONG se movilizó en Filipinas, tras el tifón Haiyan; en Siria, la República Centroafricana y Malí. Su financiación proviene principalmente de las aportaciones de socios y padrinos, además de donaciones de particulares o instituciones públicas y privadas.

El presidente, Siddhartha Kaul, hizo ayer un llamamiento para que todos los niños del mundo tengan una familia. «Este premio refleja no solo el papel que Aldeas Infantiles SOS desempeña en 134 países y territorios, sino la necesidad de un movimiento para asegurar que cada niño pueda crecer con amor y respeto», dijo el responsable de la organización humanitaria. «En un mundo en el que se niega a millones de niños y jóvenes sus derechos globalmente aceptados a ser cuidados y protegidos, el planeta se enfrenta a un desafío masivo», sostuvo Kaul en un comunicado.

Por su parte, el presidente de Aldeas Infantiles SOS en España, Pedro Puig, se mostró orgulloso y satisfecho por el premio y aseguró que es un «espaldarazo» y un acicate para su trabajo. A su juicio, los verdaderos protagonistas» del galardón son los niños a los que atienden. «Tenemos que sensibilizar a la sociedad de que hay muchos niños en España y en el mundo que lo están pasando muy mal. Deberíamos hacer todos un mayor esfuerzo por ellos», apostilló. En España la organización cuenta con 400 voluntarios y mil profesionales que trabajan con la ONG.

Aldeas Infantiles se impuso a otras candidaturas propuestas, entre ellas la de Bono, el líder de la banda irlandesa U2, el proceso de paz en Colombia o la Policía Nacional española. Este galardón, que reconoce el trabajo de personas u organismos en defensa de los derechos humanos, la paz o la libertad, recayó el año pasado en la orden hospitalaria San Juan de Dios, fundada en el siglo XVI y dedicada a prestar ayuda a migrantes, personas sin hogar y con adicciones.

Este año han sido premiados la actriz y directora de teatro Nuria Espert (Artes), el fotoperiodista estadounidense James Nachtwey (Humanidades), la historiadora británica Mary Beard (Ciencias Sociales) y el inventor de prótesis biónicas estadounidense Hugh Herr (Investigación). También han sido reconocidos el triatleta español Javier Gómez (Deportes), el novelista Richard Ford (Letras) y la Convención de la ONU contra el Cambio Climático (Cooperación Internacional).