La Rioja

Triple oda al vino en el museo Vivanco

Enrique Cabezón, Sara Pujol, Antonio Carvajal, Nuria del Río y Santiago Vivanco, antes de comenzar la jornada poética en Briones. :: D.M.A.
Enrique Cabezón, Sara Pujol, Antonio Carvajal, Nuria del Río y Santiago Vivanco, antes de comenzar la jornada poética en Briones. :: D.M.A.
  • La V Jornada Nacional de Poesía y Vino reúne en Briones a Antonio Carvajal, Sara Pujol y Enrique Cabezón

«Vino color de día,/vino color de noche,/vino con pies de púrpura/o sangre de topacio,/vino, estrellado hijo/de la tierra», son los primeros versos de la 'Oda al vino' de Pablo Neruda cuyo original, escrito en tinta verde, puede presumir de poseer la Fundación Vivanco para la Cultura del Vino. De hecho, lo expone en la muestra temporal 'Vivanco, pensando en Vino: 40 años de Coleccionismo' que reúne 67 documentos. Ayer lo pudieron contemplar el cerca de un centenar de asistentes que acudió a la V Jornada Nacional de Poesía y Vino que acogió la Sala de Tinos de Roble Francés de la bodega y cuyos protagonistas fueron Antonio Carvajal, Sara Pujol y Enrique Cabezón.

Los tres autores tuvieron la propuesta de leer poemas propios en los que el vino fuera protagonista. «Como tema exclusivo de un poema nunca lo he tratado pero tengo multitud de referencias ya no sólo al vino, también a la uva y a la vid. Siempre ha sido un producto que he sentido muy cerca, desde entusiasmarme, como me entusiasman muchos vinos, hasta el vino de los pobres de los años 50 que olía mal y sabía peor», confesó el poeta granadino Antonio Carvajal.

Eso sí, el año pasado Carvajal realizó el 'Brindis Poético' de las Fiestas del Vino de Valdepeñas, recién recogida la uva, y reconoció que «es la primera vez que he escrito algo exclusivamente dedicado al vino». Para Carvajal el vino no sólo es inspirador sino, también, «un elemento importantísimo de nuestra cultura. Para Santiago Vivanco, presidente de la Fundación y quien presentó la jornada de ayer tras la bienvenida ofrecida por Nuria del Río, no sólo el vino es inspirador, «también ver un viñedo, el paisaje, estar en una bodega, la amistad que se crea en torno al vino... Hay algo más». «Es difícil encontrar a un poeta que no lo haya mencionado, no haya escrito sobre él alguna vez o, al menos, no haya escrito bajo los efectos del vino», bromeó Santiago Vivanco antes de comenzar la cita.

El marco de la Sala de Tinos de Roble Francés, allí donde hace años actuó Jorge Drexler, resultó incomparable. Vivanco presentó a los poetas, reconociendo que a Carvajal «nos lo 'recomendó' Manuel [Caballero Bonald]» y destacando la faceta investigadora de Sara Pujol. De Enrique Cabezón subrayó que es «un poeta joven, fresco, riojano, de Rincón, con el que leí mis primeros poemas en público en La Gota de Leche, y también irreverente».