La Rioja

LEVY ESTUVO AQUÍ

Andrea Levy estuvo en el MuWi. La célebre política del PP asistió a la primera jornada del festival de Logroño junto a la alcaldesa, Cuca Gamarra, y finalizó la noche en Urgencias del hospital San Pedro. Según la versión oficial, por «una piedra en el riñón». Veinte días más tarde y le toca pagar por aparcar el coche allí, como -si nada ni nadie lo remedia- nos va a tocar pagar a los mortales. La indisposición de Andrea Levy, que le obligó a suspender su agenda oficial del fin de semana, es, quizá, no la mejor pero sí una impagable publicidad para el festival. En los Lagos de Covadonga Indurain se bajó de la bicicleta y se retiró del ciclismo, en el Estadio Olímpico de Berlín Usain Bolt estableció el récord actual de los 100 metros lisos y en el festival MUWI de Logroño Andrea Levy, futuro 'pez gordo' -si no lo es ya- de la política nacional, reconocida seguidora de Nacho Vegas, sufrió una dolencia en su descenso a la proletaria arena del 'indie' nacional. La Habitación Roja, quizá, fue demasiado.

Bromas aparte, el festival MUWI supone una prometedora oferta cultural para la ciudad de Logroño. El público -por la cantidad- no ha estado a la altura, aunque incluso en esto hay que hacer autocrítica. La organización merece un sobresaliente. Detalles como la limpieza, el ideal espacio que ofrece Bodegas Franco Españolas, el buen sonido logrado o el entretenimiento de DJ en los descansos es algo que festivales con muchos años de historia aún no consiguen afinar. Tal vez la organización mantiene, por fortuna para el espectador aunque condena la rentabilidad, un espíritu romántico en la programación: piensan con el corazón, sin números.

Se han programado un ramillete de importantes grupos de la escena musical independiente actual, pero puede que no sean los que más público arrastran. Además, la semana que viene el Ebrovisión de Miranda y el Barbarroja de Cintruénigo ofrecen igualmente a La Habitación Roja, Rural Zombies, Carlos Sadness... y eso retiene a un puñado de potenciales espectadores foráneos. Pero la iniciativa privada es soberana. Faltaría más. Este festival tiene que crecer. Debe hacerlo. Y el público tiene que ayudar. La primera edición ha sido más que notable.