Viniegra abre sus fiestas al visitante

En Viniegra de Abajo tienen dos magníficos ríos, el Najerilla y el Urbión, pero como ninguno de ellos da para navegar en trainera, se las montan en seco durante las fiestas. :: V. G.

El municipio conserva dos fiestas mayores en invierno y en verano, pero también tiene otros festejos durante el año La localidad del Alto Najerilla invita a todos para festejar a Santiago

FÉLIX DOMÍNGUEZ

Viniegra de Abajo. En Viniegra de Abajo presumen de conservar sus dos fiestas principales al año, las de invierno y las de verano, algo que según indica Víctor Grandes, el secretario de la Asociación Cultural 'Turza', en cuyo nombre ha presentado la candidatura de su pueblo al concurso 'Mi pueblo es el mejor. Fiestas y tradiciones', «es algo que algunos pueblos han perdido».

La primera de ellas se celebra el 23 de enero, cuando se festeja a San Ildefonso, y se tiene la costumbre «de repartir entre la gente un bollo de pan bendecido y con la imagen del santo en relieve, llamado 'Bodigo', que recuerda la caridad que se hacía con los necesitados en otros tiempos de escasez».

Pero la más importante se acaba de celebrar en honor a Santiago Apóstol. Son estas fiestas las que Grandes considera más notables, fundamentalmente «porque se celebran en pleno verano, que es un momento en el que la gente tiene más tiempo libre, la meteorología invita más a salir a la calle y todo el mundo está más animado».

Comienzan la víspera de Santiago, el 24 de julio, con la bajada de la imagen del santo desde la ermita que hay en el monte y se la lleva hasta el pueblo. Al día siguiente se celebra una misa, ya con la imagen en la iglesia y más tarde hay una verbena popular. Como viene siendo costumbre en las poblaciones más pequeñas, el grueso de actos festivos, cuando no coincide la festividad propiamente dicha con el fin de semana, se trasladan hasta el viernes, sábado y domingo siguientes.

Ahí es cuando el Ayuntamiento y las asociaciones locales echan el resto y preparan el programa de festejos, en el que no faltan las danzas «con el grupo local que se ha recuperado hace unos pocos años y que bailan delante del santo y más tarde en la calle». Otra de las singularidades es el campeonato de Uta, un juego que tiene mucha aceptación y que comparten con Ezcaray.

Pero de lo que se muestran más orgullosos los viniegreses es «de la participación popular en estas fiestas de verano», aunque siempre están abiertos a que «llegue cuanta más gente de fuera mejor», ya que consideran que «además de los actos que se pueden organizar, la gente debe conocer Viniegra de Abajo porque tiene un entorno natural maravilloso y la arquitectura de muchas de las casas del pueblo es extraordinaria y no se encuentra en otros lugares de La Rioja», enfatiza Grandes.

Las fiestas de Santiago se completan el último sábado de agosto, marcando con ello el final del verano, cuando se vuelve a llevar la imagen del santo en procesión hasta su ermita en el monte, motivo que se utiliza para celebrar otra jornada de jarana que se cierra con una cena popular y una verbena.

Fotos

Vídeos