Al viejo cementerio le llega la hora

Puerta de entrada al viejo cementerio, en la que figura la inscripción 'Aquí os esperamos'. :: p. h./
Puerta de entrada al viejo cementerio, en la que figura la inscripción 'Aquí os esperamos'. :: p. h.

Lardero emprende el proceso para la clausura definitiva del antiguo camposanto

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

Al antiguo cementerio de Lardero le ha llegado definitivamente su última hora. La junta de gobierno local dio luz verde, el pasado día 7, a la clausura definitiva de este camposanto en el que no se producen enterramientos desde hace cerca de 26 años. El último tuvo lugar el 16 de mayo de 1992.

Sin embargo, el viejo cementerio de Lardero no pasa inadvertido. Situado en una de las salidas del casco urbano hacia la N-111, llama la atención porque sobre su puerta de acceso figura la inscripción 'Aquí os esperamos'.

El Ayuntamiento de Lardero inició el pasado octubre el expediente para su clausura definitiva ante la Consejería de Salud. El decreto regional en la materia fija que tienen que transcurrir un plazo mínimo de 10 años desde la última inhumación para proceder al cierre definitivo. «Hemos rebasado ampliamente el plazo legal», señala el alcalde de Lardero, Juan Antonio Elguea.

Recientemente ha llegado la autorización de Salud para iniciar la clausura y la junta de gobierno local le ha dado trámite. Ahora se abre un proceso de tres meses a partir de la publicación de la resolución en el BOE (circunstancia que ocurrió el pasado día 10) para que las personas que se consideren interesadas trasladen los restos mortales del antiguo al nuevo cementerio de la localidad. Elguea considera que en el primero pueden quedar «entre 200 y 250» restos.

Una vez se supere el citado plazo, el Consistorio de Lardero llevará a cabo de oficio la exhumación de los restos existentes para su posterior cremación o traslado al osario del nuevo camposanto.

El cementerio nuevo, ubicado en las inmediaciones del polígono industrial La Variante, albergó su primer enterramiento el 27 de junio de 1992. Su construcción vino motivada por el exponencial crecimiento demográfico que ha registrado el municipio en los últimos años.

El regidor indica que no se ha definido aún el uso que se le dará al espacio que ha ocupado el viejo camposanto, si bien remarca que «sólo puede dedicarse a dotaciones públicas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos