Ventosa, tratantes de toda la vida

El 'Mercado del trato' tiene como eje principal recordar la tradición de tratantes de la localidad, por ello se representa teatralmente la manera de llevar a cabo un trato. :: R. V.
El 'Mercado del trato' tiene como eje principal recordar la tradición de tratantes de la localidad, por ello se representa teatralmente la manera de llevar a cabo un trato. :: R. V.

Los ventosinos están muy orgullosos de que sus antepasados se ganasen el pan con la compraventa de ganado, en especial de lechones A finales de agosto se celebra el 'Mercado del trato', una fiesta única

FÉLIX DOMÍNGUEZ

Ventosa. En la villa de Ventosa, situada entre Navarrete y Nájera, en pleno Camino de Santiago, se enorgullecen de un oficio que según se cuenta, ha tenido gran raigambre en la localidad, el oficio de tratante. Tanto es así, que este año se van a cumplir los primeros quince años desde que se creó el denominado 'Mercado del trato', un evento que se organiza en la localidad para, a través de honrar a sus antepasados tratantes, trajineros o lechoneros, atraer a la villa a cientos de personas y con ello darla a conocer y hacerla atractiva al turismo.

Uno de sus vecinos, Jesús García Ciria, considera que el mercado es uno de los festejos tradicionales más significativos de la región, y explica que se trata «de rememorar el trabajo que realizaron nuestros antepasados, un trabajo que surgió porque, por decirlo de algún modo, se tuvieron que reinventar, ya que no había suficiente tierra de cultivo y se vieron obligados a salir fuera a ganarse la vida».

Ese oficio al que se tuvieron que agarrar fue el de tratantes de ganado y por ello, «nosotros lo que pretendemos con el mercado del trato, es honrar a esos antepasados y recordar ese oficio, viviendo por un día como ellos vivían casi todo el año, haciendo tratos de compra y venta de ganado, en especial porcino, que de ahí viene lo de lechoneros».

García abunda en el tema señalando que, «los trajineros de Ventosa eran conocidos en toda la región y las provincias limítrofes, y nos conocían como tratantes, trajineros o lechoneros, ya que acudían a todos los mercados haciendo compraventa de ganado porcino, de pez, de bacalao... y así éramos conocidos los de Ventosa por toda la región», explica, «e incluso hoy en día -añade-, cuando dices que eres de Ventosa, la gente de fuera se acuerda de eso».

El mercado se viene celebrando el penúltimo domingo del mes de agosto, en una propuesta festiva que cuenta con diversos atractivos para ver, comprar y divertirse, entre los que sobresalen las dos representaciones, una a la mañana y otra a la tarde, del trato. Con ello, las personas ajenas al oficio, se pueden hacer una idea bastante exacta de cómo era la compra y venta de ganado, en especial de los pequeños lechones, que según se sabe, era una de las especialidades de los ventosinos, que se ocupaban de adquirir los cerdos cuando todavía eran lechones, y tras alimentarlos con esmero durante una temporada en sus casas, los vendían sacando con ello para subsistir.

En 'La villa riojana de Ventosa. Breve estudio histórico', del doctor en Historia, Juan Manuel Palacios Sánchez, en el capítulo referido a este oficio y su incidencia en al localidad, califica el 'Mercado del trato', como «una gran fiesta, única en su programación y resultados».

Fotos

Vídeos