Los vendedores, en contra del traslado del mercadillo a la zona de las piscinas

El mercadillo en su ubicación tradicional. :: j. c. p./
El mercadillo en su ubicación tradicional. :: j. c. p.

Los responsables de los puestos consideran que la reubicación afectará de forma negativa a sus ventas

J. C. PULGAR

El acuerdo adoptado en el pleno del pasado mes de mayo en Fuenmayor por el que se aprobaba la ordenanza reguladora de la venta ambulante supone que, a partir de este mes de julio, el tradicional mercadillo de los viernes que se celebraba en las calles Donantes de Sangre y Avenida de La Rioja se traslade al entorno de las piscinas municipales.

Este traslado ha supuesto una cierta polémica, ya que los vendedores consideran que se les lleva a una zona más alejada del centro de la población y esto supondrá un descenso de las ventas.

Desde el equipo de gobierno de Fuenmayor, el concejal José Fernández defendió la decisión y la justificó porque era una petición de la AMPA del colegio, situado en plena zona del mercadillo, y porque en la nueva ubicación se van a evitar molestias a vecinos y comercios de la antigua zona. Fernández no considera que el traslado sea a una zona menos céntrica, ya que asegura que el cuadrante norte de Fuenmayor, donde se encuentran las piscinas, tiene más viviendas que el sur.

Hoy, la afluencia de comerciantes, muchos de los cuales han asegurado que no acudirán a la nueva ubicación, y de vecinos permitirá valorar las consecuencias de la nueva medida.

Fotos

Vídeos