Solidaridad de entre las cenizas

El gerente, Jon Salgado, con Claudia Abad, Daniel Pinna y Andrés Ramos, en el camping. :: albo

'Camping Bañares' contrata a tres personas que se quedaron sin trabajo en Doñana

Javier Albo
JAVIER ALBOSanto Domingo

«Empezó a soplar un viento muy raro, superfuerte. Las sombrillas volaban como si tuvieran helio y el cielo se veía muy rojo por una parte del camping. A las dos de la mañana estábamos todos mirando, pendientes de lo que pasaba con el fuego, hasta que llegó la Policía y nos dijo que no nos preocupáramos, que estábamos en la zona más segura y que nos fuéramos a dormir. A las seis de la mañana nos evacuaron a todos».

Son palabras de Claudia Abad y habla del incendio desatado en la noche del 24 de junio en Moguer (Huelva), que calcinó casi por completo el 'Camping Doñana Playa', unas instalaciones ubicadas junto a unas playas de arena blanca y fina, en plena Costa de la Luz, que el fuego dejó del mismo color que los ánimos de muchos: negro. Unos perdieron sus inversiones, otros sus propiedades; muchos, unas buenas vacaciones, algo en lo que se iban a ocupar decenas de empleados a los que el incendio dejó en la calle. Ella era una de las 130 personas que el camping había contratado para la temporada alta.

Pero de entre las cenizas surgió la solidaridad, también escrita en riojano: a casi 900 kilómetros del desastre, el 'Camping Bañares' decidió aportar su granito de arena y contratar a dos camareros y un vigilante de seguridad del camping afectado, en las mismas condiciones laborales y económicas que tenían en su anterior puesto de trabajo. Además les ofrecieron de manera gratuita alojamiento -un piso alquilado en Santo Domingo de la Calzada, ya que todos los 'bungalows' están reservados en estas fechas-, y manutención.

Además de contratarlos, el 'camping' costeará hasta septiembre el alojamiento y manutención de los tres

Claudia llegó el miércoles a Bañares, junto a Daniel Pinna y Andrés Ramos, donde trabajarán hasta, aproximadamente, mediados de septiembre. Los dos primeros son sevillanos y el tercero de Huelva. Todos estaban encantados con la temperatura fresca que les recibió.

Ayer se reunieron con el gerente del camping, Jon Salgado, que puso el acento en el «gran trabajo que está haciendo la Federación Española de Camping, porque se ha movido súper rápido desde que se supo lo que había pasado y se puso a disposición tanto del camping afectado como de la Federación Andaluza de Campings». De ella surgió esta idea de intentar recolocar a todos los empleados del camping, para lo que este elaboró una lista con todos los que necesitaban trabajar urgentemente, que se ofreció a todos los asociados.

El responsable del de Bañares no lo dudó ni un momento. «Por suerte, ahora en temporada alta necesitamos gente y qué mejor que poder contar con quien conoce el sector y está preparada. Si encima puedes echar una mano y aliviar la situación de estos trabajadores, mejor que mejor», indica Salgado. Al otro lado, la decisión también fue muy rápida. «Me pasaron el listado, llamé y me dijeron: en dos horas te damos la contestación. Y así fue», explicó. «Ni pensármelo», corroboró ayer Andrés, que anoche se estrenó como guarda de las instalaciones. A Daniel y Claudia les habían hecho una propuesta para irse a trabajar a Cataluña, pero se decantaron por La Rioja. «Buenas sensaciones», explicó el primero. Ninguno de los tres había estado antes por estas tierras.

Una iniciativa que pone blanco sobre negro y que es un ejemplo más de que cuando una puerta se cierra se abre una ventana, aunque tras ella el paisaje cambie. «Los empresarios del sector del camping estamos muy unidos e iniciativas como esta de la FEC tienen una acogida tremenda. Hay muchos trabajadores recolocados ya y me consta que de la veintena que quedan se van a colocar bastantes», asegura Salgado.

Fotos

Vídeos