Las señales que reivindican

Las casas habitadas de la aldea pintaron el anochecer de colores con su 'receta mágica' mientras sonaba el 'Canon' de Pachelbel. :: / Ernesto Pascual

Peroblasco reclamó en su XXIX Fiesta del Humo la mejora del puente y el acondicionamiento de un local público

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUALPeroblasco

El sol que reinó ayer se guardó a descansar la jornada tras los montes que abrazan Peroblasco. En ese momento del viaje, una treintena de chimeneas de la aldea que irrumpe en el paso del río Cidacos empezaron a pintar el cielo del anochecer de colores. Verdes, amarillos, rosas, rojos... Cientos de personas que multiplicaban por varios dígitos su tranquilidad habitual admiraban la acuarela aérea mientras sonaba la suave armonía del 'Canon' de Pachelbel.

Es el poético ritual que, desde hace 29 años, enuncian los vecinos y amigos de Peroblasco para señalar y gritar que la aldea está viva, habitada, inquieta. Y como ser vivo, tiene necesidades.

Fue el momento principal de la Fiesta del Humo, disfrutada ayer por cientos de personas en la pequeña y bella aldea perteneciente a Munilla y cuyo programa de actos continúa hoy. Fue el gesto poético y visual con el que sus vecinos lanzan señales a las administraciones para llamarles la atención y pedir que atiendan sus demandas como colectivo.

Cientos de personas multiplicaron la habitual tranquilidad de la aldea del Alto Cidacos

Desde que a principios de los 80 la aldea volvió a habitarse, sus vecinos han acudido al primitivo idioma de las señales de humo para hacerse ver. A lo largo de los lustros consiguieron que se atendieran necesidades como el agua potable, el servicio de basuras, el acceso a Internet. Pero desde hace varios años los vecinos insisten en las mismas dos, «básicas» según describen, y que no terminan de ser atendidas.

Una vez más, la Fiesta del Humo demandó ayer la mejora del puente medieval, único acceso a la aldea y que se encuentra invadido por la hiedra, poniendo en peligro su estructura. Y piden que las administraciones colaboren para acondicionar un local público, pues lamentan que pueden ser el único lugar en La Rioja que no cuente con un lugar colectivo donde reunirse y realizar actividades los vecinos.

Tras pintar el cielo de colores y reivindicación, la fiesta continuó por la noche con bailables con el Trío del Humo. La actividad se reanuda con el 'marathon-cillo' a las 12 del mediodía, el concurso de tortillas a las 13.30 con juego de la rana, misa por San Sebastián a las 14 horas y, por la tarde, juegos infantiles desde las 17.30 y recitales de poesía a las 19.30, acompañados por la actuación del grupo folk Tündra.

Fotos

Vídeos