Santo Domingo sufrió problemas de suministro por la escasez de agua en Patagallina

Los vecinos de Santo Domingo confían en que la nieve cargue los acuiferos para las captaciones de agua. /Javier Albo
Los vecinos de Santo Domingo confían en que la nieve cargue los acuiferos para las captaciones de agua. / Javier Albo

La captación ha funcionado hasta ahora mejor que la municipal sita en Santurde, pero acusa ya la larga sequía

Javier Albo
JAVIER ALBOSanto Domingo

Los problemas relacionados con el agua se repiten en Santo Domingo de la Calzada y distribuyen sus diferentes formas de presentarse entre las averías y, peor aún, por su más difícil arreglo, la escasez.

Esta última está, «exclusivamente», aseguró el alcalde, Agustín García Metola, detrás de la falta de suministro que vivieron el pasado viernes muchos vecinos, sobre todo los de los pisos más altos, por la poca presión.

El regidor explicó que la captación de Patagallina, que hasta ahora ha sido la que ha salvado la papeleta del agua en la localidad por su mejor comportamiento que la de Santurde de Rioja, sufre ya las consecuencias de la larga falta de precipitaciones, lo que se traduce en un menor aporte. Las bombas, sin embargo, han seguido funcionando al mismo ritmo, con lo que llega un momento en el que terminan por succionar más agua de la que recarga el manantial, con lo que este termina por secarse y ante estos vacíos el sistema se detiene.

La previsión es que la nieve caída en la sierra deje notar en breve sus efectos en los manantiales

Algo de eso es lo que debió ocurrir ayer. Los técnicos de la empresa adjudicataria del servicio de agua, Aqualia, trabajaron durante horas, intentando dimensionar el rendimiento de las bombas al caudal actual. Eso va a conllevar, al menos mientras se mantenga la situación hídrica actual una menor presión, lo que podría dejarse notar en los pisos más altos. Muchos vecinos, de hecho, ya vienen sufriendo problemas de escasez de suministro desde hace semanas.

Fue en ese tiempo que duraron los trabajos en el que los vecinos acusaron la falta de agua por la menor presión, dado que el único aporte al depósito procedía de la captación de Santurde, que está bajo mínimos, como tampoco está para echar cohetes el pozo auxiliar del que también se nutre el depósito calceatense.

Estos problemas, sin embargo, podrían tener los días contados, al menos temporalmente. Las últimas lluvias y principalmente la nieve acumulada en la sierra, contribuirán a mejorar el nivel de las captaciones, pero, al parecer, aún es pronto para que sus efectos se dejen notar por estos lares, donde las precipitaciones han sido escasas.

El pasado día 8 cayeron 5 litros por metro cuadrado. En los últimos meses solo ha llovido más el 18 de octubre (21,2 litros) y el 28 de agosto (23 litros). «Dicen que la lluvia caída en la sierra suele tardar una media de diez días en influir directamente en los manantiales», indicó el alcalde, que a expensas de lo que digan los técnicos sopesa nuevas medidas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos