Entre peregrinos y turistas

Salas, Andrés, Bengoechea y Portu, ayer, instantes antes de la presentación del estudio. :: albo/
Salas, Andrés, Bengoechea y Portu, ayer, instantes antes de la presentación del estudio. :: albo

Presentado el estudio 'El Camino de Santiago como producto turístico: elcaso de Santo Domingo de la Calzada'

J, ALBO

El profesor de Sociología Sergio Andrés y la consultora de turismo Carmen Bengoechea presentaron ayer el estudio 'El Camino de Santiago como producto turístico: caso de Santo Domingo de la Calzada', realizado por La Rioja Turismo, en colaboración con la Universidad de La Rioja. Al acto también asistió el alcalde, Agustín García Metola; la concejala de Turismo, Beatriz Salas, y Jorge Portu Reinares, director de promoción turística y cultural.

El estudio es un diagnóstico de la situación del Camino francés en La Rioja y se llevó a cabo en septiembre y octubre del pasado año. Aunque su dimensión es global, buena parte del trabajo de campo se enmarcó en Santo Domingo de la Calzada, al tratarse prácticamente, junto a Grañón, del final del tramo riojano de la ruta jacobea. «Al llegar aquí ya tienen una visión del conjunto de la región, ya que han pasado por casi toda ella», subrayó Andrés. Esta ubicación fue una de las cuestiones, entre otras, por las que dieron un especial interés y revistieron de cierta peculiaridad a Santo Domingo de la Calzada, ciudad a la que definen como «uno de los grandes iconos del Camino de Santiago en general», en el que tiene su origen y sus señas de identidad. «Esta ciudad tiene que aprovechar su potencialidad, por el propio origen vinculado al Camino; por tener un albergue tan importante, la catedral, etc», abogaron los ponentes del estudio, que, en líneas generales, incidieron en la complejidad del Camino como producto turístico debido a la heterogeneidad del propio peregrino o turista; a una estacionalidad muy fuerte y, también, a una diferencia de perfiles grande, en función del periodo en el que hacen el Camino. «Todo esto dificulta prever ciertas actuaciones sobre la demanda», dijeron.

No obviaron que «el peregrino puede convertirse en un futuro en un turista de otro nivel» y, por ello, abogaron, entre otras cuestiones, por la necesidad de «cuidar nuestra infraestructura turística y servicios, porque con un mundo tan tecnologizado y con las redes sociales, una experiencia negativa puede tener una repercusión muy grande». Y, también, tener en cuenta la internacionalización del Camino de Santiago para «adecuar la oferta y la infraestructura turística a ese perfil».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos