Obras en la red de agua obligan a desviar el tráfico en la plaza de San Francisco

Tramo de la plaza de San Francisco cortado en Santo Domingo. /Diego Marín A.
Tramo de la plaza de San Francisco cortado en Santo Domingo. / Diego Marín A.

Los trabajos en las tuberías de abastecimiento, que suponen casi 350.000 euros, se hallan en su segunda fase

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Santo Domingo

Las obras de renovación de la red de abastecimiento de agua en la zona de San Francisco han obligado al corte del tráfico rodado de la avenida de La Rioja en dirección Burgos hasta el callejón Virgen del Pilar y de la plaza de San Francisco en dirección Sur, incluido el carril correspondiente de la glorieta. De esta manera, aunque los vehículos que accedan a Santo Domingo de la Calzada por la carretera N-120 no sufren desvío alguno, los que deseen salir del municipio por la misma vía, desde la avenida de Juan Carlos I, no pueden acceder a la rotonda sino que deben continuar por la plaza San Francisco hasta la calle Río Palomarejos.

El pasado mes de marzo dieron comienzo las obras de construcción de la nueva acometida de abastecimiento de agua potable y de renovación de varios tramos de la red, adjudicadas a la empresa Riojana de Asfaltos por 346.874 euros (IVA incluido). La obra, necesaria y esperada, interviene sobre un tramo de tres kilómetros con una antigüedad de treinta años que presentaba, según describió el responsable del proyecto, un «deterioro muy avanzado, sobre todo en las juntas de unión de los tubos, totalmente oxidadas y quebradizas». La primera parte de la intervención se realizó en el 'Nudo de San Francisco Sur', construyendo una nueva línea desde el depósito municipal de agua, situado en el alto de Corporales, hasta la entrada de Santo Domingo.

La segunda parte de la obra es la que se está desarrollando ahora en San de Francisco y que ha obligado al corte del tráfico de uno de los carriles de la calzada, desviando el tráfico y obligando a dar un rodeo pasa salir del municipio o entrar al mismo desde la avenida de La Rioja.

El mes de julio comenzó con tantas noticias buenas como malas. Por una parte, desde el Ayuntamiento calceatense se arrojó una cifra de reducción del 20% del consumo del agua atribuido, precisamente, al arreglo de las tuberías. Esto permitió entrar de lleno en el verano con el depósito municipal de agua lleno. Pero la alegría apenas duró una semana. La rotura de una tubería inundó el paseo del Espolón y la calle Pinar, obligando a los Bomberos del CEIS de Nájera a actuar. En el último pleno municipal el alcalde, Agustín García Metola, informó de que se está a la espera de la valoración de daños de los propietarios de las lonjas inundadas pero esperaba que no fueran muchos al haber sido «aguas limpias».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos